Journey: un “golpe de estado” en la banda acaba con su bajista y su batería

Ross Valory y Steve Smith dejan de ser parte de Journey 
Journey anuncia despidos en sus filas y una batalla legal

 

Tiempo de lectura: 2’

Parece que eso de “don't stop believing” no se va a aplicar a Ross Valory y Steve Smith, hasta hace pocas horas bajista y batería de Journey. Ambos miembros han sido expulsados del grupo tras comenzar “un golpe de estado planeado” para intentar hacerse con el control del nombre de la banda. 

Según los documentos presentados en una demanda contra los ya ex-miembros del grupo, Johnathan Cain y Neal Schon alegan que los otros dos integrantes de la banda intentaron hacerse con el control de Nightmare Productions, negocio creado para poder mantener los derechos de autor sobre el nombre y la obra de Journey. 

Aparentemente, en 1998, Schon, Cain y el entonces vocalista Steve Perry firmaron un acuerdo escrito para que hacerse con el control exclusivo sobre la marca y, por lo tanto, buscaban poder tocar bajo el nombre de Journey pese a que se incluyera a otros miembros. 

En diciembre de 2019, Valory y Smith habrían, según la queja, intentado dejar fuera a Schon y a Cain del control sobre la marca sin avisarles de ninguna manera y a mala fe. De esta manera, el nombre de la banda hubiera quedado “secuestrado” y ambos se habrían asegurado una gran cantidad de dinero. 

La formación más reciente de Journey antes de los despidos

 

Aunque ambos estuvieron en el conjunto en distintas ocasiones, la queja explica que tienen pocos créditos de canciones firmadas con la banda y que, aún así, han sido compensados generosamente a lo largo de los años, lo cual agravaría la situación tras esta intentona. 

¿Qué piden los integrantes de la banda? Pues, además del despido de amos, la banda buscaría que se les pagaran 10 millones de dólares en concepto de daños. Una cantidad nada despreciable que puede acabar con una lucha judicial encarnizada. 

Schon fue uno de los co-fundadores de Journey en 1973 y es el único miembro origianl que queda en el conjunto. Perry, por su parte, se unió en 1978 y Cain en 1980. Fue durante la estancia de el trío en el grupo cuando se publicaron grandes éxitos como “Don't Stop Believin'” o “Open Arms”, así como el álbum número 1 de 1981, 'Escape'

Valory, por su parte, fue uno de los miembros originales del conjunto y Smith se unió en 1978. Sin embargo, ambos ya fueron despedidos de la banda en 1985 a causa de diferencias creativas. Ambos volverían a la banda diez años después. Smith también se marchó de la banda en 1998, casi al mismo tiempo que Perry, aunque acabó volviendo en 2016. 

Según la demanda, con sus acciones, los dos músicos despedidos han destruido la química y la cohesión necesarias para que la banda pueda seguir tocando. “Journey solo puede salir de gira con éxito y triunfar creativamente si los miembros de la banda están unidos y pueden confiar los unos en los otros”, dice la demanda. “Schon y Cain han perdido la confianza en los otros dos y no van a volver a tocar con ellos”, continúa. 

El abogado de los atacantes ha explicado lo siguiente sobre la demanda: “Esta no es un acción que Neal y Jon quisieran tomar contra dos hombres que un día consideraron sus hermanos, pero el comportamiento truculento de ambos no les ha dejado otra opción que actuar”, explica. 

Si Valory ni Smith han comentado nada, de momento, sobre su salida de Journey. La banda sigue programada para salir de gira en verano con una nueva banda en la que habrá “músicos de alto nivel” para que acompañen a los miembros titulares. 

RockFM