La justicia ha hablado sobre el "robo" de "We're Not Gonna Take It" de Twisted Sister

Ya conocemos la sentencia sobre el uso indebido de "We're Not Gonna Take It" por parte del milloniario Clive Palmer
La justicia ha hablado sobre el "robo" de "We're Not Gonna Take It" de Twisted Sister

Tiempo de lectura: 3’

Mi consejo de hoy viernes 30 de abril... tocarle las narices a Dee Snider podría salirte muy caro, 1,5 millones de dólares concretamente...

Tal y como te contamos en octubre de 2020, Dee Snider tuvo que testificar en un juicio contra Clive Palmer, un magnate y político australiano, que había sido denunciado por Universal Music, por usar la melodía de "We're Not Gonna Take It" (mítico tema de Twisted Sister, del que la banda vendió los derechos en 2015 a Universal), en uno de sus anuncios políticos, cambiando la letra "We're not gonna take it
Oh no, we ain't gonna take it We're not gonna take it anymore
" por "Australia ain't gonna cop it, no Australia's not gonna cop it, Aussies not gonna cop it any more", algo así como "Australia no lo va a soportar, no, Australia no lo va a soportar, los australianos ya no lo van a soportar".

¿Algo tan evidente podría negarse? Sí, se llevó a juicio ya que el magnate consideraba que no había ningún tipo de plagio. Durante el juicio que se celebró durante una semana en octubre de 2020, los abogados del multimillonario magnate minero australiano y ex diputado argumentaron que la canción no infringía los derechos de autor porque, según ellos, la canción original era una "copia" del villancico O Come, All Ye Faithful (o Adeste Fideles como lo conocemos aquí). Es posible que exista alguna similitud en los primeros segundos, el propio guitarra de la banda Jay Jay French lo contó en una entrevista, pero de ahí a acusar a la banda de plagiar el tema...va a ser que no.

Ya hay sentencia, la jueza Anne Katzmann rechazó las afirmaciones de Palmer, encontrando que era "ridículo" que sugiriera que su canción fue "creada independientemente" del éxito de Twisted Sister. Consideró que era "un testigo muy poco convincente" y que sus pruebas eran "a veces increíbles". Dijo que Palmer aportó "pruebas falsas" durante el juicio, incluyendo "la invención de una historia para exculparse a sí mismo", indicando "que la necesidad tanto de castigo como de disuasión es alta". "No acepto que el Sr. Palmer creyera honestamente en cualquier momento relevante que su uso de las obras con derechos de autor era legal", escribió en la sentencia.

Katzmann dijo además ue no había duda de que Palmer "pretendía obtener, y obtuvo, un beneficio político del uso no autorizado de las obras protegidas por derechos de autor", y concluyó que el magnate minero había mostrado un "flagrante desprecio" por la propiedad de Universal de la canción.

Finalmente el empresario y ex político australiano Clive Palmer ha sido condenado a pagar 1,5 millones de dólares a Universal, en concepto de daños y perjuicios por infracción de los derechos de autor, tras ser declarado culpable de plagiar el tema.

En un comunicado, Adam Simpson, abogado de Universal Music, dijo que la sentencia "envía un fuerte mensaje sobre el uso no autorizado de la música, y que la conducta del Sr. Palmer fue flagrante y totalmente inaceptable Utilizar canciones en la publicidad, especialmente en la política, sin permiso es una afrenta para los compositores", dijo.

"Universal Music trabaja estrechamente con sus escritores para hacer coincidir cuidadosamente las oportunidades publicitarias con la integridad artística, la ética y los valores comerciales. El Sr. Palmer actuó unilateralmente y negó eso a Dee Snider, a la banda y a Universal. La decisión de hoy corrige ese error".

Por su parte el vocalista de Twisted Sister no tardó en reaccionar al conocer la sentencia:



"¡¡¡HALLELUJAH!!!"Acabo de enterarme de que la infracción de los derechos de autor de We're Not Gonna Take It por parte del "político" Clive Palmer en Australia ha sido decidida MAYORMENTE a favor de mí como escritor y como editor! NO VAMOS A AGUANTAR MÁS LA INFRACCIÓN DE LOS DERECHOS DE AUTOR!"

La sentencia no solo beneficia concretamente a la banda o a su creador, probablemente siente un precedente para evitar que cualquiera utilice canciones para su beneficio . Aquí tienes la canción, juzga tú mismo...






RockFM