Kirk Hammet: “Dave Mustaine encontró la paz al volver a tocar con nosotros”

El guitarrista de Metallica habla sobre al hombre al que sustituyó en la formación 
ctv-vpb-kirk-hammet-y-dave-mustaine

Tiempo de lectura: 2’

Ya hace casi 10 años desde que Metallica, Megadeth, Anthrax y Slayer se juntaran en uno de los eventos más históricos de la historia del thrash metal, la reunión de los “Big Four”, evento que se comenzó a fraguar con los conciertos especiales para celebrar los 30 años de la formación de Metallica. Todas las bandas se reunieron para tocar juntas e incluso llegaron a grabar un DVD para dejar constancia de aquellos shows históricos. 

Ahora, Kirk Hammet, guitarrista de Metallica, habla sobre cómo fue la experiencia de reunirse con Musatine por el 30º aniversario de la banda, sobre todo teniendo en cuenta la ávida rivalidad que existía entre Megadeth y los de San Francisco. Y es que Dave Mustaine, para quien no lo sepa, fue guitarrista de los de James Hetfield entre 1981 y 1983, pero fue expulsado del conjunto y reemplazado por, precisamente, Kirk Hammet. Entonces, Mustiane creó su propia banda, con la que alcanzaría el éxito mundial por su propia cuenta, aunque, a nivel comercial, siempre a la sombra de Metallica. 

Tras muchos, muchos años de rivalidad y de malos rollos, al final, ambas bandas consiguieron hacer las paces, culminando su reconciliación en aquel aniversario. 

“Es raro”, afirma Hammet. “Cuando trajimos a nuestro bajista original, Ron McGovney y a Dave Mustaine para tocar en esos shows, algo especial pasó y, fuese lo que fuese, mejoró muchísimo nuestra relación con ellos, especialmente con Dave. Después de esos show, la acitud de Dave hacia nosotros simplemente dio la jodida vuelta. Algo paso y nuestra relación con él cambió totalmente y mejoró mucho, muchísimo”, continua. 

Creo que lo que pasó es que encontró algo de paz, que cerró un capítulo, subiéndose al escenario y tocando con nosotros”, afirma Kirk. “Recuerdo que mi actitud fue la de decirle 'Dave, toca lo que quieras tío. Si quieres quedarte todos los putos solos, yo tocaré la guitarra rítmica. No me importa'. Y recuerdo que me miró y me dijo que vale. Pero podía adivinar que eso no es lo que estaba esperando escuchar de mí”, recuerda el guitarrista. 

“Cuando fuimos a tocar, recuerdo que estaba junto a él y empieza a darle caña a un solo mientras toca, fue un gran momento para los dos. De repente, toda esa mierda, todas esas jodidas malas vibraciones, ese cisma, todas esas críticas ya no importaban más. Como resultado de eso, somos todos amigos aún. Desde ese punto, comenzamos a hacer los shows de los 'Big Four' y eso fue genial y nos unió muchísimo. Eso estableció y nos reivindicó a todos como personas que simplemente aman la música, que tienen pasión por tocar y que llevaron esa pasión a todos los lugares a lo que fueron”, finaliza. 

RockFM