Kirk Hammet habla sobre el escándalo de Metallica con Napster en los 2000: “No marcamos la diferencia”

En mayo del 2000, Lars Ulrich fue protagonista de una infame demanda contra la empresa de P2P
ctv-wbp-kirk-hammet-metallica

Tiempo de lectura: 2’

De todas las historias en las que los miembros de Metallica han sido los villanos, esta es, seguramente, una de las peores. En mayo del año 2000, cuando Internet estaba comenzando, poco a poco, a aflorar y todo el mundo empezaba a descubrir sus posibilidades, especialmente las del intercambio de información, los de San Francisco decidieron que podían tumbar a todo aquel que compartiera su música sin su permiso. 

Lo cierto es que, por un instante, pareció que lo habían conseguido pero a costa de convertirse en una de las bandas más odiadas de aquel momento. Todo sucedió cuando la demo del tema “I Disappear” se filtró y comenzó a circular en la plataforma de intercambio musical Napster

Cuando Lars Ulrich se enteró de todo esto, no pudo contener su ira y preparó a una legión de abogados para que demandasen a la empresa, solicitando que se cerraran las cuentas de 335.435 usuarios de la plataforma en una lista de 60.000 páginas que mostraba todos los ID's de las personas que habían compartido los mp3 de canciones de Metallica. El batería de Metallica llegó a mandar un camión lleno de documentos a las puertas de Napster o a grabar anuncios de penoso gusto como este:

No sería hasta 2012 cuando Metallica comenzaría a compartir su música en plataformas digitales, incluyendo tanto material en directo como singles, remixes y colaboraciones. 

Ahora, Kirk Hammet ha hablado sobre el asunto en declaraciones para el podcast Let There Be Talk: 

“Lo maravilloso es que, entonces, la gente decía que, 20 años después, miraríamos hacia atrás y sabríamos que habíamos hecho lo correcto. ¿Pero cuando la gente decía, entonces, que íbamos a marcar la diferencia? Se equivocaban, no marcamos la diferencia. Pasó. No podíamos pararlo porque era más grande que ninguno de nosotros. Pasó esa moda que hundió la puta industria musical. No había ninguna manera de pararlo. Es algo perfectamente humano y que sucedió. Y entonces, de repente, era más conveniente descargar la música y menos conveniente pagar por ella. Ahí lo tienes”, ha explicado Hammet. 

“Para mí, fue un factor equilibrante. De repente, todos nosotros estábamos de vuelta en la época del teatro musical, cuando la única fuente de ingresos de un artista eran sus directos. Y es así hoy en día, excepto por esas bandas que no tocan realmente, porque le dan al 'play' o algo así. Pero todavía hay muchas bandas que tocan sus instrumentos y tienen que tocar para sobrevivir. Eso mola, porque realmente repara a los que quieren hacer esto de los que están aquí para posturear. Verás quién tiene más pasión sobre ello y está en esto por amor al arte y quién no tiene pasión y solo quiere sacar pasta”, explicó. 

“Quizás las cosas cambien”, reflexionó. “A lo mejor, de repente, la gente vuelve a preferir los CD o cualquier formato antes de lo que está disponible ahora. ¿Quién sabe? Quiero decir, todo cambió muy rápido entonces y podrían cambiar igual de rápido ahora”, finalizó. 

RockFM