El pasado vandálico de Kirk Hammet (Metallica): Robó decenas de botellas de whisky de una licorería tras un incendio

El guitarrista de Metallica demostró su habilidad como saqueador junto a Gary Holt (Slayer) 
ctv-ja0-kirk-hammet-cara-de-cerca

Tiempo de lectura: 2’

Durante los '80, las leyendas del thrash metal no eran como las conocemos ahora. Antes de ser personas más bien tranquilas y con tendencia a cuidarse, personajes como los miembros de Metallica Slayer eran verdaderas bestias hambrientas de fiesta y de vandalismo. Y si no, que se lo digan a Kirk Hammet, guitarrista de los de San Francisco. 

Lo cierto es que, antes de tocar en Metallica, Hammet formaba parte de Exodus, un conjunto en el que compartía aventuras con Gary Holt, quien, con el tiempo, pasaría a ser conocido por su trabajo en Slayer. Durante esta primera etapa, ambos vivieron experiencias de lo más exageradas, incluyendo el “saqueo” de una licorería o, más bien, de sus restos calcinados, tal y como recuerda Holt. 

“Íbamos a clubs o a fiestas y nos llevábamos lo que queríamos, como alcohol y micrófonos. También íbamos a pequeñas tiendas de música y, cuando realmente necesitábamos algo, como cuerdas o pedales de efectos, simplemente nos lo llevábamos. Ni siquiera lo considerábamos robar, porque para nosotros era nuestro por derecho”, recuerda Holt.

“Cerca de donde vivíamos, teníamos una licorería local llamada el Wagon Weel que sufrió un incendio. Nosotros no tuvimos nada que ver con eso, pero nos aventuramos por los restos quemados del edificio, arriesgando nuestra vida para llevarnos el alcohol. Las botellas con tapones de plástico estaban derretidas. Kirk tenía un viejo Buick Skylark al que llamábamos el Skymobile. Llenamos su maletero con galones de botellas de whiskey con aquellos tapones negros derretidos. Éramos carroñeros. Es parte de lo que hizo Exodus tan genial, aquel hambre y ambición”, finalizó. 

Eso sí, esta no es la única banda conocida por tener las manos muy largas en sus comienzos. Todos los integrantes de Judas Priest han reconocido que, en sus orígenes, tenían por costumbre robar micrófonos y luces de los lugares donde tocaban para poder mejorar su presentación en directo a medida que iban “recolectando” material. ¡Seguro que, a estas alturas, ya no les hace falta! 

RockFM