Lars Ulrich (Metallica) defiende "al 100%" el sonido de 'St. Anger'

El batería de Metallica está contento con el sonido de su disco de 2003
Lars Ulrich (Metallica) defiende "al 100%" el sonido de 'St. Anger'

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en el podcast de Eddie Trunk, el batería de Metallica, Lars Ulrich, ha defendido el polémico sonido de 'St. Anger', disco que la banda editó en 2003 y que fue criticado por su falta de solos de guitarra, sus largos riffs, su producción y el sonido de la batería. Pese a todo esto, Ulrich, afirma sentirse bien con el álbum.

"Lo defiendo al 100% porque, en su momento, esa era la verdad. Es simplemente mi personalidad, siempre estoy mirando hacia adelante, siempre estoy pesando en lo siguiente. Así es como estoy hecho. Tanto si es con Metallica como si se trata de mi vida personal, de mis relaciones, siempre pienso en lo que está por venir. A veces se podría decir que paso demasiado tiempo en el futuro, pero raramente suelo hacerlo en el pasado. Así que las únicas veces que suelo hablar de esto es en entrevistas", dice ahora Lars.

"Escucho 'St. Anger' y está lleno de golpes, hay mucha energía cruda e increíble y le han dado bastante caña. Lo del sonido de la batería fue algo impulsivo, momentáneo. Estábamos trábajando en un riff. James Hetfield estaba tocando un riff en la cabina de control. Lo escuché y corrí al a batería, necesitaba ponerle un ritmo a aquello. Como fui tan deprisa, olvide poner los bordones. Y escuchándolo después me di cuenta de que el sonido de la batería encajaba con el riff, sonaba raro y algo guay. Y entonces dejé los bordones sin tensar durante el resto de las sesiones, más o menos. Y mi idea es que era guay, que era diferente. Sabía que iba a sorprender a algunas perosonas. Sonaba como que era parte de 'la caña' o algo así. Entonces se convirtió en un gran debate. Y a veces lo miraremos desde fuera y nos daremos cuenta de que no habíamos visto venir el hecho de que eso se convirtiera en un problema".

Ulrich, sin embargo, afirma que no se arrepiente de ninguna de las decisiones que Metallica ha tomado a nivel musical a lo largo de su carrera. "Estoy orgulloso de esas decisiones porque sé que, en aquel momento, eran la verdad y lo correcto era seguir al instinto. Y entonces, 20 años después, nos planteamos cómo hubiera sonado la batería con los bordones o cómo hubiera sonado si hubiéramos hecho dos en lugar de cuatro. Quiero decir, no lo sé, pero no pienso mucho en ello, para ser honesto, salvo cuando me lo preguntan en entrevistas. No cambiaría nada del pasado. Por supuesto, depende de lo lejos que lo lleves. Sí que cambiaría cosas como accidentes de bus y cosas así. Pero lo que quiero decir es que no me paso demasiado tiempo pensando en lo que podríamos no haber hecho o en lo que pudiéramos haber realizado en su lugar. Siempre estoy demasiado ocupado con lo que vamos a hacer después. Creo que todos los miembros de Metallica funcionamos así. Siempre estamos emocionados por lo siguiente que vamos a hacer, nuestro siguiente disco".

"Lo digo muy a menudo, pero la gente siempre me pregunta cuál es mi disco favorito de Metallica. La respuesta, normalmente, es: 'Mi disco favorito de Metallica es el próximo y la proxima canción que vamos a componer y el próximo trabajo que salga'. Si no piensas que tu mejor trabajo aún está por venir, entonces, ¿por qué lo haces? Siempre estamos atentos a las oportunidades que se encuentran frente a nosotros".

RockFM