Lars Ulrich (Metallica) explica el verdadero motivo por el que dejó el tenis: "Vivía engañado"

El batería de Metallica se crió pensando que podría ser jugador de tenis profesional
Lars Ulrich (Metallica) explica el verdadero motivo por el que dejó el tenis: "Vivía engañado"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con el podcast Tayna's Table, el batería de Metallica, Lars Ulrich, ha explicado el verdadero motivo por el que, al final de su adolescencia, dejó de perseguir su ambición de ser jugador de tenis profesional, al igual que su padre, Torben Ulrich.

"Tenía 17 años cuando me mudé de Dinamarca a California. Esto sucedió en 1980. Crecí en Conpenhage, Dinamarca, y mi padre era jugador de tenis, con lo cual, me pasé gran parte de los '60 y de los '70 viajando a Estados Unidos.

"Así que pasé bastante tiempo con él de viaje y, cuando comencé a ir al instituto con 16 o 17 años, animé a mi madre y a mi padre para que consideraran mudarse al sur de California. Llegamos a Newport Beach en otroño de 1980 cuando tenía 17 años y, obviamente, ese era un mundo bastante distinto de en el que habá crecido, viviendo engañado bajo la falsa impresión de que podía seguir los pasos de mi padre y jugar al tenis, quizás llevándolo a nivel profesional".

"En Dinamarca, que es un país muy pequeño, estaba jugando contra gente de diferentes niveles y edades, pero cuando llegué a Newport Beach, no estaba ni siquiera entre los 10 mejores de la calle en la que vivía. Eran muy competitivos. Donde crecí, el tenis era un deporte antiguo para caballeros. La gente quedaba para jugar al tenis y beberse un par de cervezas, esa era la dinámica".

"Sin embargo, en aquel momento en América, el ambiente era muy competitivo. Muchos padres, quizás de clase media, forzaban a sus hijos a jugar al tenis para intentar sacar beneficio económico":

"Obviamente, en aquel momento, estaba gente como Jimmy Connors y Chris Evert, y todos esos grandes jugadores de los '70, que llevaron el tenis a una audiencia mucho más amplia, de forma que se convirtió en algo enorme a mediados de la década. El tenis pasó a ser mucho más competitivo y mucho más comercial".

"Sin embargo, yo aún lo veía con la mirada de alguien de un pequeño país, como si fuera un deporte de caballeros, así que, cuando llegué a Newport Beach, me patearon el culo. Así que moví mi pasión lejos del tenis, rápidamente, y salté a la música sobre 1981".

RockFM