Las duras consecuencias de grabar la película de Elvis: "Corriendo al hospital"

Seguimos descubriendo nuevos detalles sobre la película de Elvis que llegará a los cines el próximo 24 de junio

Tiempo de lectura: 2’

Toda película supone un gran esfuerzo para sus protagonistas. Meterse en la piel de personaje y tratar de recrearlo a la perfección es una de las grandes místicas del cine. Pero, a veces, este arduo trabajo acaba pasando factura, como le pasó a Austin Butler en su preparación para ‘Elvis’. El film, que llegará a los cines el próximo 24 de junio, es una película biográfica centrada en la carrera de la leyenda del rock, obra llevada a cabo por Warner Bros. Pictures y el cineasta nominado al Oscar, Baz Luhrmann; y protagonizada por Austin Butler y el ganador del Oscar, Tom Hanks.

Precisamente, después de que Hanks diese positivo en coronavirus, el rodaje de la película tuvo que ser suspendido. Algo que propicio que gran parte del equipo volviese a sus lugares de residencia desde Australia, país en el que se estaba llevando a cabo la grabación. Sin embargo, Butler optó por quedarse en Australia, viviendo en un pequeño apartamento rodeado de imágenes del hombre en el que más tarde se convertiría en la pantalla.




"Sólo imágenes de Elvis por todas partes, de todas las épocas. Creo que la película habría sido muy diferente si hubiéramos empezado a rodar en ese momento, y estoy agradecido de haber tenido tiempo para dejarme macerar", confesaba Butler a la edición británica de GQ. Y es que, el actor llegó a pasar los seis meses de parón impregnándose de los gestos, el aspecto y el comportamiento del rey del rock. Un esfuerzo que acabó teniendo consecuencias serias para el actor, ya que su cuerpo respondió con un problema de salud imprevisto.

"Al día siguiente me desperté a las cuatro de la mañana con un dolor insoportable y me llevaron al hospital", detallaba Butler a la revista. Al parecer, según ha explicado la publicación, el intérprete de Elvis fue diagnosticado de un virus que simula una apendicitis. Una enfermedad que le dejó postrado en la cama una semana. Parece que Butler se metió de lleno en el papel, hasta el punto de imitar los problemas de salud que también afectaron a Presley, que murió en 1977 a los 42 años.

Sin embargo, su inmersión en el mundo de Elvis no quedó ahí. Aparte de aprender cada gesto o los problemas médicos, Butler descubrió que tenía algo más en común con la leyenda del rock: "Su madre falleció cuando él tenía 23 años, y mi madre falleció cuando yo tenía 23 años. Así que cuando me enteré de eso, fue una de esas cosas en las que sentí escalofríos y pensé: 'Vale, puedo conectar con eso'".






RockFM