Las primeras guitarras de Alex Lifeson (Rush) cuando "no tenía mucho dinero"

La leyenda de la guitarra recuerda cómo comenzó a tocar
Las primeras guitarras de Alex Lifeson (Rush) cuando "no tenía mucho dinero"

Tiempo de lectura: 2’

Hay artistas que empiezan desde abajo y sin nada. A un joven y prometedor guitarrista llamado Alex Lifeson le regalaron sus padres dos guitarras. Primero fue una acústica y luego una eléctrica que ahora está restaurando a su estado original.

Gracias a Ultimate Classic Rock sabemos que por aquel entonces, el guitarrista de Rush tenía su corazón puesto en una Gibson, pasando horas en la tienda de música local y siendo expulsado con frecuencia antes de reunir los fondos para comprar una ES-335 de 1968.

El artista dijo: "No sé por qué me atrajo la línea ES. Creo que fue porque la mayoría de la gente estaba tocando SGs o Strats o Les Pauls. Yo quería algo diferente. Siempre admiré a Jorma Kaukonen de Jefferson Airplane y a Alvin Lee de Ten Years After, ambos músicos de la línea ES. Pensé: 'Sí, eso parece un poco diferente'".

Lifeson recuerda que tocar la ES-335 en una "banda de rock ruidosa" presentaba desafíos. "Solía tener esa 335 rellena de algodón, sólo para reducir el vibrato. Hice lo mismo con la 355, pero la 355 tiene ese gran bloque sólido en su interior, así que era una guitarra más pesada y densa que no vibraba igual. Era un poco más manejable".

La leyenda de la guitarra habla con mucho cariño sobre uno de sus bienes más preciados señalando cómo "silbaba y gritaba constantemente. Me gusta su forma. Cómo se siente en tu cuerpo y cómo tu mano sostiene el cuello. Una cosa es sostener el cuello como lo harías con un doble cuello, por ejemplo. Otra cosa es tenerlo ahí, con la mano, bien suelto y tocando".

"Cuando estuve allí mirando cosas, me quedé totalmente atrapado por los 355 y los que vimos allí. Pasamos algún tiempo desarrollándolo y los colores y todas esas cosas. Incluso entonces, no teníamos mucho dinero. Conseguir estas guitarras fue algo realmente grande y muy emocionante".

La Gibson EDS-1275 de doble mástil resultó ser un instrumento pesado. "Me entusiasmaba mucho. Admiraba mucho a Jimmy Page", dice. "Y lo que es más importante, estábamos empezando a escribir música en la que podía incorporar realmente la 12 cuerdas. Pero es una guitarra difícil de manejar. Pesa mucho la cabeza. Así que, literalmente, tienes que sostener la guitarra con la mano izquierda mientras la tocas".

Hablando de la restauración de la guitarra original, la nueva guitarra se basa en una edición de firma anterior que Lifeson desarrolló con una compañía hace una década. Lifeson se centró en crear una guitarra que quisiera comprar él mismo. "Una cosa es poner tu nombre en un instrumento y que lo vendan basándose en tu firma", explica. "Pero yo quería tener una guitarra diseñada por mí. Les dije lo que realmente quería y lo que necesitaba. Para el directo, necesitaba un pedal para poder mezclar el carácter acústico. Quería poder llegar a lo alto del mástil. Necesitaba el brazo de vibrato".

Todo eso se incorporó al instrumento, y no pasó mucho tiempo antes de que Lifeson recibiera la aprobación definitiva. "Me sentí más orgulloso cuando me enteré de que un grupo de músicos de sesión de Nashville compraron la guitarra, porque consideraron que tenía una gran utilidad para sus propósitos", dice.

La edición de Epiphone incorpora todas las características de la versión anterior de Gibson, pero a un precio más asequible. La nueva guitarra cuesta 899 dólares (759 euros) mientras que la Gibson costaba 6.111 dólares (5160 euros).



RockFM