Las súplicas de Dave Grohl cuando Pat Smear decidió dejar Foo Fighters: "Se lo pedí llorando y de rodillas"

El frontman y líder de Foo Fighters recuerda cómo fue la salida de su también compañero en Nirvana en 1997
Las súplicas de Dave Grohl cuando Pat Smear decidió dejar Foo Fighters: "Se lo pedí llorando y de rodillas"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Zane Lowe, el frontman y líder de Foo Fighters, Dave Grohl, se ha sincerado sobre cómo le afectó la salida del guitarrista Pat Smear de la banda en 1997 (su regreso se produjo en 2005), cuando el hacha se agobió por sentir que volvía a vivir lo mismo que le sucedió con Nirvana, banda de la que también fue segundo guitarrista.

"Fue duro, realmente duro. Esto sucedió muy pronto, incluso antes de que saliera el segundo disco. En ese momento, se dio cuenta de que no quería seguir haciendo esto durante más tiempo", confiesa Grohl.

"Cuando comencé en la banda, no teníamos un plan, simplemente sabíamos que queríamos tocar. Nosotros dábamos todos los conciertos que podíamos, hicimos miles de kilómetros en nuestra furgoneta, fue un año y medio de salir constantemente de gira. Aquella temporada nos desgastó un montón".

"Por mucho que nos inspirase, creo que nos habíamos metido tan dentro que nos dimos cuenta de que ya no estábamos dando solo conciertos los fines de semana, había algo más. Y eso era algo que Pat nunca había experimentado, ni siquiera cuando entró a Nirvana".

"Piensa que, cuando él se unió a Nirvana, salíamos de gira en autobuses y dábamos tres shows a la semana para que Kurt no perdiera la voz y cosas así. Así que, con los Foo, nos tiramos a la piscina de cabeza y creo que, al final, él vio que estábamos haciéndolo otra vez, que íbamos en serio".

"Básicamente dijo, 'No me apetece hacer esto más'. Y, para ser honesto, yo estaba de rodillas, literalmente de rodillas, suplicándole que se quedase. Lloré, le pedí que se quedara porque no sabía si podía hacerlo sin él".

"Y Pat, muy amablemente, dijo, 'Simplemente ya no disfruto de esto, tío. Es como una pareja, no puedes obligarla a que te quiera, no puedes cambiar su forma de pensar'. Y ahí me di cuenta. Sin embargo, el comienzo de la banda significó muchas cosas más allá de la música para mí. Fue una continuación de la vida después de perderlo todo. Incluso ahora, sé que no puedo parar aquí, tengo que continuar. Formé este grupo para seguir adelante y, ahora, tengo que hacerlo".

"Así que, cuando dejó la banda, quedó un gran vacío ahí, había una ausencia que no podíamos llenar, pero seguimos adelante. Y entonces, años después, nos reunimos, nos abrazamos, lloramos y dijimos, '¡Eso fue estúpido, sigamos adelante!'. Madre mía, la de tiempo que ha pasado desde entonces".

RockFM