'Led Zeppelin IV': las cuatro grandes canciones que nunca llegaron a formar parte del disco

El legendario álbum de Led Zeppelin, considerado por algunos el mejor de la historia, también tuvo sus descartes
'Led Zeppelin IV': las cuatro grandes canciones que nunca llegaron a formar parte del disco

Tiempo de lectura: 2’

Es algo bien sabido por los fans de la música que no todas las canciones que se graban pueden llegar a entrar en los discos a los que, en un primer momento, estaban destinadas. Este es el caso, también del 'Led Zeppelin IV', cuatro trabajo de la legendaria banda, que también tuvo sus “descartes”. A continuación, a través de Ultimate Classic Rock, vamos a descubrirlos.

La banda trabajó en este genial redondo en la Headley Grange, en Hampshire, Inglaterra, un lugar apartado donde también se grabó gran parte del 'Led Zeppelin III'. Sin duda, se trataba del lugar ideal para que el grupo se aislase y pudiera ser más productivo. La idea funcionó, el campo y el aislamiento ayudó a la banda a concentrarse en la música.

“Todos vivíamos en la misma casa”, recuerda Jimmy Page. “Comíamos, dormíamos, componíamos y grabábamos, incluso puede que comiéramos algo de música también. Teníamos una especia de ética de trabajo en la que todos estábamos juntos y las posibilidades eran, en realidad, infinitas”.

En sus memorias, el tour mánager de Led Zeppelin, Richard Cole, recordaba: “La casa proporcionaba una sensación de comodidad, que permitió que la banda se relajara y dejara que su energía creativa fluyera”. ¿El resultado? Uno de los mejores discos de la historia. Sin embargo, no todo lo que allí se grabó acabó en el redondo, pero eso no significó que aquellas “sobras” fueran precisamente malas.

“No Quarter”

El tema, que acabaría viendo la luz en el siguiente disco de Led Zeppelin, 'Houses of the Holy', ya tuvo una primera versión durante las sesiones del 'Led Zeppelin IV'. Pocas versiones “primerizas” de “No Quarter” han visto la luz, pero, por lo que se ha podido escuchar, se trataba de una canción más rápida y brillante. Eso sí, en aquel momento no tenía la letra de Robert Plant.



“Down by the Seaside”

Otro tema descartado que acabaría saliendo a la luz en un disco posterior, 'Physical Graffiti'. La canción fue compuesta en Bron-Yr-Aur, Gales, y se grabó también en la Headley Grange como un tema acústico que bien podría haber acabado, también en el 'Led Zeppelin III'. Al final, la canción saldría a la luz en 1975, en este caso con batería, piano y guitarra eléctrica. Este tema, por cierto, nunca llegó a sonar en directo.




“Night Flight”

Con John Paul Jones como compositor principal de la canción, esta canción también acabaría formando parte del 'Physical Graffiti'. El bajista no solo estuvo a las cuatro cuerdas, sino también al órgano en la grabación. Además, Page conectó su guitarra en un órgano Leslie en la sesión donde se plasmó el tema. Hay dos grabaciones “perdidas” de la canción, una del grupo intentando hacerlo sonar durante una prueba de sonido en 1975 y una versión con más coros, que Zeppelin sigue guardando en sus archivos.




“Boogie With Stu”

El tour manager y pianista de The Rolling Stones, Ian Stewart, se acercó a la granja, donde Led Zeppelin estaba usando el legendario estudio móvil de la banda de Mick Jagger y compañía, y eso se acabó convirtiendo en canción. En un principio se llamó “Sloppy Drunk”, pero acabó llamándose “Boogie With Stu”. Se trata de una improvisación en la que podemos escuchar a Jimmy Page toca la mandolina, y que, en su versión definitiva del 'Physical Graffiti' también llevó un solo de guitarra del legendario hacha. La letra estaba basada en el “Ooh My Head” de Ritchie Valens, lo cual le acabaría costando una demanda a Led Zeppelin en 1979.

En la versión “deluxe” del álbum, publicada en 2015, se incluye un mix de 1971 de los Sunset Sound Studios de Los Ángeles.






RockFM