RAÚL CARNICERO

El libro que deberías leer estos días

Aunque no te gusten nada los Rolling Stones, ‘Vida’ de Keith Richards son las memorias que ya tendrías que haberte leído hace mucho tiempo sí o sí.
Keith Richards

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Una cuarentena puede ser buen momento para conocer a un auténtico superviviente como es Keith Richards. Y por eso te invito a que conozcas sus peripecias vitales, pero también mucho más, gracias al libro que publicó hace una década como ‘Life’ (‘Vida’).

Desde que cayó en mis manos, rara es la semana que no le cuento algo del mismo a alguien (¡flipa!). Y es que hay muchas cosas de los Stones que descubrí gracias a este libraco, pero no sólo de los Stones. Por ejemplo, gracias a ‘Life’ supe que según Keith RichardsJohn Lennon era poco menos que un “principiante” en cuanto a sustancias psicotrópicas a su lado. Y según el guitarrista, era Yoko Ono la que obedecía órdenes de John y no al revés como se ha dicho siempre al menos cuando coincidieron con él.

Otra de las cosas que siempre cuento de ‘Vida’ es que Bill Wyman dejó los Stones porque se compró un ordenador, calculó la probabilidad que tenía de morir en un accidente de avión tras estar media vida en el aire y digamos que se hizo “caquita”.

También cuento mucho que el famoso “Angie” de los Stones tiene mucho que ver con que Keith estuviera en una clínica de desintoxicación en la misma calle donde, en otra clínica, su hija Angela venía al mundo (nada que ver por tanto con la mujer de Bowie).

Un episodio que me llamó mucho la atención fue el que narraba cómo todos los días, durante la grabación del ‘Exile On Main St.’, los músicos se iban a desayunar desde el sur de Francia al norte de Italia en busca de mejores viandas y en una lancha a motor que pilotaba el propio Keith Richards, bordeando la costa –eso sí–  para no perderse.

Por supuesto, también aluciné con sus aventuras con la heroína en Estados Unidos, usando a su propio hijo como “mulero”; con la relación “tóxica” (y politoxicómana), que tuvo con Anita Pallenberg después de levantársela a Brian Jones; y con muchas historias universales ya como la famosa caída del cocotero que pudo costarle la vida.

Pero lo que más me sorprendió del libro es saber cómo se relacionó siempre Keith Richards con las mujeres. En los primeros años de éxito, Mick Jagger y Bill Wyman tenían una especie de competición para ver quién se llevaba a más chicas a la cama.

“Nunca le tiré los trastos a ninguna chica en mi vida”. Esta frase podría desmontar esa imagen de eterno canalla que siempre ha tenido el guitarrista de los Stones. Ojo, que Keith no es ningún santo, ya que en el libro también reconoce haber llevado durante años un machete en el escenario “por lo que pudiera pasar”... Pero respecto al sexo femenino, Keith siempre se ha mostrado como alguien muy distinto a otros muchos compañeros de profesión. En ‘Vida’, el músico asegura que si alguna vez tuvo algún tipo de affaire con una fan de la banda, no fue sólo por atracción física… “Siempre tenía que haber algo más”, asegura un afamado consumidor de heroína, cocaína, mezcalina, LSD, peyote y marihuana, que en su momento llegó a estar hasta nueve días despierto gracias al consumo de algunas de estas y otras sustancias. Quizá por eso, desde que leí ese pasaje de su vida –contando a corazón abierto– soy todavía mucho más fan que antes de este señor (un auténtico superviviente de sí mismo). 

Si con todo esto, aún no te interesa saber mucho más de la vida y la obra de Keith Richards, deberías replantearte si te gusta el rock porque Keith Richards es el rock.

RockFM