Loquillo regresa al WiZink con más fuerza que nunca: así fue su concierto en Madrid

Crónica de Loquillo en el WiZikink Center de Madrid el 13 de noviembre de 2020
Loquillo regresa al WiZink con más fuerza que nunca: así fue su concierto en Madrid
  • Víctor Frutos

Tiempo de lectura: 2’

La última vez que pisó las tablas en Madrid fue por necesidad y solidaridad. De esta manera, en junio de 2020, Loquillo (con reducción de aforo y la aplicación de las medidas anticovid ) hacía historia en la capital convirtiéndose en el primer artista en actuar en grandes recintos tras el estado de alarma. Además, conviene recordar que la recaudación íntegra de las entradas fue a parar al banco de alimentos de la Comunidad de Madrid.

Ahora casi 18 meses después, “El Loco” regresaba a la capital para marcar un nuevo hito, llenar el Wizink, pero ya sin restricciones de aforo, algo que, en estos tiempos de incertidumbre, nos emocionó y llenó de esperanza a partes iguales.

Una vez arrancado el show pudimos disfrutar en directo de algunas de las joyas contenidas en ese 'El Último Clásico', álbum que se quedó a las puertas de una gran gira y que ahora está teniendo el recorrido que merece en vivo. Además, el artista quiso rescatar para la ocasión una de esas canciones que salieron del tracklist original, pero que sí estrenamos en RockFM y durante varios meses se convirtió en un himno de superación pandémica, la luminosa y positivaSonríe.

Hacia el primer cuarto del concierto y con una escueta, pero directa dedicatoria a dos de sus grandes ídolos (Johnny Hallyday y Jean-Paul Belmondo), apareció "Cruzando el Paraíso" y, con ella, el reconocimiento público a su amada cultura francesa. No en vano hace pocos meses una entrevista suya de cinco páginas ilustraba las páginas centrales de la edición francesa de Rolling Stone Magazine, entrando así en el selecto club de artistas nacionales que más repercusión ha tenido en el país vecino.

Tras esto salió a escena alguien que, según sus propias palabras “Siempre ha estado a su lado, incluso en los momentos más duros…” y ahí apareció su amigo, el músico, compositor y poeta Gabriel Sopeña. Junto a él y Josu García, ambos armados con acústicas, interpretó dos emotivas canciones y creando uno de los momentos más íntimos y mágicos de la noche.

Tras todo lo anterior, y aún con casi una hora de show por delante, comenzaron a caer uno a uno sus grandes himnos: "Feo, Fuerte y Formal", "Cadillac Solitario", "El Rompeolas" o "La Mataré"…Tras este derroche de hits, irrumpió en escena uno de los grandes descubrimientos, una de esas versiones que han calado tanto en sus últimos shows que ya te hacen dudar de la autoría, hablamos de “Rey del Glam”, en ese momento, el Wizink se caía.

Una vez más Loquillo demostró que sigue siendo uno de nuestros artistas en mejor estado de forma, que posee una carrera incontestable y que puede presumir de tener a una de las mejores bandas sobre un escenario. Una maquinaria perfectamente engrasada bajo la batuta de un gran director de orquesta que sabe exactamente cuándo marcarle el paso y cuándo dejarles a su libre albedrío.

RockFM