Los álbumes de rock que más polémica despertaron

Los ames o los odies, estos discos no te pueden dejar indiferente 
ctv-1ff-lulu-metallica

Tiempo de lectura: 4’

En la carrera de un artista, sobre todo si es larga, es muy probable que haya diferentes fases creativas. Es normal que, después de muchos años repitiendo una fórmula, un músico decida que es el momento de cambiar de sonido. Con las bandas pasan tres cuartos de lo mismo, los cambios de formación, sobre todo en lo que a cantantes se refiere, puede hacer que la manera de sonar de un álbum sea prácticamente irreconocible comparado con el anterior. Si bien es cierto que estos cambios a veces gustan, lo normal es que sean mal recibidos tanto por la crítica como por el público. Pero, ¿cuáles han sido los peores discos de la historia del rock? Te dejamos nuestra particular selección:

1. 'St. Anger' – Metallica
La salida de Jason Newsted de Metallica le hizo más daño al conjunto de lo que Hetfield y los suyos podían creer. Los de San Francisco se la habían jugado con la salida de 'Load' y 'ReLoad', cuyo sonido se alejaba de la vena más “heavy” de la banda. Intentando volver a conectar con sus raíces, la formación comenzó a grabar un nuevo álbum que pretendía ser mucho más duro junto al productor Bob Rock, que venía trabajando con el conjunto desde el 'Black Album' y, además, ejerció de bajista improvisado hasta la incorporación de Robert Trujillo. Este acabó siendo el último trabajo en el que Bob asistiría a Metallica.

El sonido desafinado de la batería, la ausencia de solos provocada por la crisis creativa de Kirk Hammet y, en general, la estructura de los temas provocaron el desapego tanto de fans como de crítica. Eso sí, como pudimos ver en su último concierto en España, Metallica sigue incluyendo alguno de los tracks de este disco en la lista de canciones de sus conciertos. 

2. 'Forbidden' – Black Sabbath
Toni Iommi y los suyos siempre fueron expertos en hacer grandes canciones, sobre todo en las etapas en las que Ozzy o Dio asumieron el puesto de vocalistas. Sin embargo, con Tony Martin como cantante, su carrera dio un bajón considerable, alcanzando su punto más bajo en 1995, con la salida de 'Forbidden'. Lo cierto es que ninguno de los temas del álbum es verdaderamente destacable más allá de anécdotas como la participación del rapero Ice-T, parte del grupo de rock Body Count, en “The Illusion of Power”. Hay quién llegó a calificar este plástico como “una vergüenza”. La post-producción tiene mucho que ver con todas estas críticas, ya que provocó que el LP sonara realmente mal comparado con sus trabajos previos. Según Iommi, se está preparando una reedición del trabajo que, mediocres o no, hará más justicia a los temas. ¿Mejorará algo la calidad del disco?


3.  'Other Voices' – The Doors
Seamos sinceros, sin Jim Morrison, The Doors nunca se hubieran llegado a convertir en el icono musical que llegaron a ser, sin desmerecer al resto de los miembros de la banda. Cuando el cantante y poeta falleció, el conjunto decidió continuar tocando sin él. Por desgracia, esta iniciativa no les salió bien. Y es que intentar imitar la voz de Morrison, sobre todo cuando no puedes cantar, ni de lejos, tan bien como él, mientras, además, interpretas canciones como “I'm Horny, I'm Stoned” es una de las peores ideas que puedes tener. El plástico fue un fracaso y, además, a día de hoy, es casi de imposible de encontrar en formato físico. Lo más probable es que, en realidad, no hicieran falta “otras voces”, sino que la de Jim se echara en falta. 

4. 'Generation Swine' – Mötley Crüe
Ahora vuelven a estar de moda gracias a su película de Netflix, pero los Mötley Crüe pasaron por algunas de sus horas más bajas durante la década de los '90. Aunque esta grabación marcó el regreso de Vince Neil a la banda, previa salida de su sustituto, John Corabi, lo cierto es que su recepción fue más bien pobre. ¿Qué falló? Lo más probable es que se tratara de la deriva de su sonido hacia el rock alternativo, muy alejado de lo que se podía escuchar en los discos clásicos de la formación. Si bien hubo críticas mixtas, lo cierto es que con el tiempo este disco se ha acabado recordando como uno de los peores de la formación. 

5. 'Lulú' – Metallica y Lou Reed
“Ya no me quedan fans. Después de 'Metal Machine Music' todos se fueron. ¿A quién le importa? Estoy en esto esencialmente por lo que me divierte”, dijo Lou Reed después de sacar aquel disco en 2011. Y, aunque quizás sea sólo por los galones de sus integrantes, lo cierto es que el disco no es malo, pero su carácter experimental lo hace terriblemente difícil de escuchar. 

Basado en la ópera de Frank Wedekind, el trabajo es una compleja fusión entre riffs de metal y la introspectiva poesía de Lou Reed. La mezcla cuaja de una manera un tanto extraña y desconcertante, hasta el punto en el que alguno críticos despotricaron fuertemente del trabajo con comentarios como que el LP “no era apto para consumo humano” o que, en lugar de escucharlo, un podría invertir mejor su tiempo dedicándose a “ver crecer la hierba”. Sea como fuere, y pese a que muchos dijeron que oscurecería el legado de todos los artistas implicados en él, 'Lulú' pasó a convertirse en un anécdota musical más que en un disco de culto. 

Hasta aquí nuestra lista, pero seguro que tú también tienes tu propia recopilación de álbumes que no soportas o que, como poco, has visto ser criticados hasta la saciedad. ¿Cuáles son los tuyos?

RockFM