Los cinco momentos que podrían haber cambiado la historia del rock para siempre

Si alguno de ellos hubiera sucedido, hoy no gozaríamos de muchos de los clásicos del rock
Slash At Home
LOS ANGELES - 1983: Guitarist Slash poses for a portrait in his bedroom with his guitars and a Marshall halfstack amplifier in 1983 in Los Angeles, California. (Photo by Marc S Canter/Michael Ochs Archives/Getty Images)

Tiempo de lectura: 4’

¿Nunca te has planteado qué hubiera pasado si un acontecimiento histórico hubiera discurrido de otra manera? Es más, ¿y si hubiera sucedido lo mismo pero las cosas hubieran resultado de manera diferente? Hay muchos momentos definitorios de la historia del rock, algunos muy conocidos y otros no tanto, que, de haber sucedido de manera diferente, habrían cambiado por completo la música tal y como hoy la conocemos. Estos son cinco de ellos:

1. Elvis se va al ejército

Cuando Elvis Presley comenzó a despuntar a finales de los 50 y principios de los 60, quedó claro que era un hombre que estaba a punto de cambiar el mundo de la música para siempre. El Rey estaba a punto de recibir su corona. Sin embargo, todo aquel auge se vio comprometido cuando el joven fue llamado a engrosar las filas del ejército. Dicen las malas lenguas que, aunque podría haberse librado, eligió marcharse como un movimiento publicitario que le quitaría de encima a muchos de sus detractores. Elvis se marchó a Alemania durante la friolera de dos años, donde fue tratado como uno más salvo por el hecho de que vivía fuera de la base. Allí, también conoció a Priscilla Beaulieu, su futura esposa. ¿Y si no hubiera vuelto? ¿Y si, al volver, nadie se hubiera acordado de él? La figura de Elvis podría haberse disipado para siempre, convertido en una eterna promesa. 

Por suerte, este no fue el caso y, de hecho, la jugada le salió muy bien. Y es que, nada más regresar, pudo actuar junto a un gran mito de la música. Uno que, tan solo unos poco años antes, había declarado no soportar las primeras raíces de lo que acabaría siendo el rock and roll. Hablamos ni más ni menos que de Frank Sinatra. 


2. Keith Richards casi de olvida de “(I Can't Get No) Satisfaction”

No hay duda de que, aunque tengan verdaderos himnos en su haber, The Rolling Stones terminaron de consagrarse como un fenómeno musical con uno de sus temas insignia, “(I Can't Get No) Satisfaction”, que vio la luz en el año 1965. Cuenta la historia que el riff de la canción se le ocurrió al despertarse de madrugada en la habitación de su hotel de Florida durante un tour. Rápidamente, el guitarrista grabó un esbozo de lo que le había pasado por la cabeza seguido de lo que, según él, eran 45 minutos de ronquidos. 

En cuanto se volvió a despertar, se dio cuenta de que no se acordaba de nada. Sin embargo, gracias a esa grabación, pudo trabajar con Mick Jagger en darle forma a uno de los temas más grandes que la banda jamás firmaría. ¿Y si a Keith Richards se le hubiera olvidado y no hubiera puesto la máquina a grabar? ¿Y si uno de los temas más grandes de la historia del rock se hubiera quedado en ser un simple sueño? 

3. Pink Floyd casi se pasa al rap

Nos encontramos en 1987, Pink Floyd se prepara para publicar el que se convertirá en 'A Momentary Lapse of Reason' poco tiempo después de la partida de Roger Waters. ¿Qué se le ocurrió a Bob Ezrin, productor de la bnada durante las primeras sesiones de composición? Sí, que la banda se pusiera a rapear. Por lo visto, Ezrin llegó a intentar venderle la idea a David Gilmour, convencido de que la banda podría llegar aún más lejos con ese cambio de estilo. Cabe destacar que Gilmour odió la idea. 

¿Hubiera cambiado el significado de la mezcla de rap y rock si Pink Floyd hubiera sido el primer grupo en realizarla? ¿Hubiera sido un éxito o hubiera hundido a la banda inglesa para siempre? 

4. Slash está a punto de entrar a Posion y no a Guns N' Roses

Habrán tenido millones de problemas a lo largo de su historia, pero Axl Rose y Slash son un combo realmente mágico. Los dos californianos, son autores de algunos de los temas más potentes que jamás se hayan firmado en la historia del rock. Sin embargo, antes de estar en Guns N' Roses, ambos tocaban en otra banda, Hollywood Rose. Aquel conjunto acabó roto y Slash fue tentado para unirse a otra formación emergente, Poison. El guitarrista original, Matt Smith, que dejaba el grupo, recomendó al del sombrero para que ocupara su lugar. 

Aunque no era fan de Posion, Slash se presentó a una audición y lo hizo realmente bien. ¿Qué fue, entonces lo que le echó para atrás? La imagen de los componentes de la banda. La laca y el maquillaje no estaban hechos para un guitarrista de look tosco y desaliñado. ¿Te imaginas que llega a pasar por el aro? ¿Hubieran sido Poison más grandes de lo que fueron? ¿Hubiera llegado a nacer Guns N' Roses? ¿Habría tenido éxito? Son muchos interrogantes los que se plantean de haberse dado el caso de que el guitarra se hubiera dado a la laca. 

5. Randy Rhoads no quería tocar con Ozzy Osbourne

La dupla de Ozzy Osbourne con Randy Rhoads es una de las más icónicas de toda la historia del heavy metal. Es por eso que soprende descubir que estuvo muy cerca de no producirse. Y es que en 1979, Osbourne no tenía oficio ni beneficio tras haber sido despedido de Black Sabbath. En la ruina, el cantante buscaba volver a despegar como artista en solitario. 

Durante las audiciones, apareció un guitarrista desconocido al que no le gustaba nada Black Sabbath. No quería tocar con Ozzy, pero un amigo le insistió tanto que no pudo decir que no. Fue entonces cuando, tras oir un par de ejercicios de calentamiento, Ozzy Osbourne, altamente intoxicado y a punto de desmayarse, le dio el trabajo. 

¿Hubiera salido el mítico 'Blizzard of Ozz' sin Rhoads? ¿Qué hubiera sido de canciones como “Crazy Train” o “Mr. Crowley”? ¿Hubiera llegado Ozzy a renacer musicalmente sin el guitarrista? Son preguntas que, en cierto modo, parece mejor no contestar. 

RockFM