Los cinco trabajos de las estrellas de rock antes de triunfar

Antes de tener fama y fortuna a raudales, también tenían que comer
ctv-t91-kurt-cobain-janitor

Tiempo de lectura: 3’

Cuando pensamos en la historia de las grandes estrellas del rock, su línea temporal comienza, en muchas ocasiones, en el momento en el que reunieron a sus bandas, dieron sus primeros conciertos o sacaron sus primeros discos. De hecho, damos por sentado que, desde un primer momento, han sido personas perfectamente acaudaladas, viviendo en mansiones rodeados de lujos y excesos. Sin embargo, lo cierto es que muchos de estos mitos nacieron como el resto de los simples mortales, teniendo que buscar un trabajo, aunque fuera a tiempo parcial, para pagarse su aficción -posteriormente profesión- a la música. ¿Conocerás los cinco trabajos de estas estrellas de rock?


1. Kurt Cobain – Conserje

Un joven rubio, lleno de tristeza y rabia pero mitificado por su legado y por el tiempo. El líder de Nirvana, la voz de una generación. Kurt Cobain tuvo un final tan legendario como triste pero, entre medias, gozó de las agridulces mieles del éxito que, al final, acabaron convirtiéndose en su perdición. Sin embargo, antes de eso hubo días más sencillos. Días en los que un joven Cobain no era conocido como el cantante de ningún grupo, sino como el conserje de un colegio. Y es que el músico tuvo que trabajar muy duro para financiar las necesidades de unos Nirvana primigéneos. 

“Era un hombre que jamás limpiaba la cocina o sacaba la basura, no hacía ninguna de esas tareas. Sin embargo, Kurt Cobain no era un vago. Básicamente, se dedicaba a limpiar váteres, así es como pagó por nuestra primera demo”, recuerda el bajista Krist Novoselic. 

2. Mick Jagger – Portero de un hospital psiquiátrico

Aunque fuera estudiante de la London School of Economics y, años después, pasara a convertirse en una verdadera leyenda de la música. Mick Jagger, cantante de los Rolling Stones, también tenía un trabajo a tiempo parcial para poder pagarse -imaginamos- los costes de la banda y de su vida. La cuestión es que Jagger eligió un lugar que no tenía demasiado que ver con sus estudios, un hospital psiquiátrico. Eso sí, el dinero no era el fuerte de aquella ocupación, ya que cobraba aproximadamente unos 5 euros semanales, es decir, 4 libras. Imaginamos que entonces aquella cantidad valía más que ahora. Eso sí, la fortuna de Jagger engloba unos 260 millones en la actualidad, así que ahora se tiene que estar riendo bastante de lo que ganaba en su día.

 3. Lemmy – Roadie de Jimmy Hendrix

En esta lista hay trabajos mejores y peores, pero ser roadie de Jimmy Hendrix, desde luego, se lleva la palma al mejor. Nada te forja mejor como una leyenda que, precisamente, trabajar para una. Lemmy Killmister, de Motorhëad, fue roadie de la Jimi Hendrix Experience cuando no contaba con más que veinte años.  Le pagaban 10 libras a la semana por salir de gira con Jimi además de lo que él mismo citó como “un montón de ácido”. No parece el mejor de los sueldos, la verdad. 

4. Lars Ulrich – Jugador de tenis

Hubo un momento en el que a Lars Ulrich se le daba mejor el tenis que la batería. No es de extrañar  dado que tanto su padre, Toben Ulrich, como su abuelo, Einer Ulrich, fueron, ambos, jugadores profesionales den Dinamarca. Sin embargo, y aunque fue uno de los 10 mejores de su país desde la más tierna edad, el tenis profesional acabó por no ser lo suyo. Con 16 años, Lars fue a Los Ángles para formarse en la Bollettieri Tennis Academy de Florida y, allí, se dio cuenta de que no era para él. Eso sí, sigue jugando con frecuencia, aunque no a nivel competitivo. Seguro que a más de uno de sus detractores le hubiera gustado que se hubiera quedado con la raqueta y no hubiera cogido la baqueta. 

5. Gene Simmons – Asistente del editor de Vogue

Un joven Chaim Witz, después conocido como Gene Klein y, más tarde, como Gene Simmons,  era excelente mecanógrafo. Tanto que acabó convirtiéndose en el asistente del editor de Vogue, una de las revistas de moda más conocidas del mundo a mediados de los 60. Lo que no sabemos es si se le pegó algo que después utilizara en los atuendos de Kiss. En cualquier caso, le preferimos con el bajo que con la máquina de escribir. 

RockFM