Los conciertos “secretos” de Mick Jagger (The Rolling Stones) en bares: “Estaba a 30 centímetros del público"

El guitarrista Joe Satriani recuerda cómo Jagger se escapara de sus giras en solitario para estar con gente y tocar
Los conciertos “secretos” de Mick Jagger (The Rolling Stones) en bares: “Estaba a 30 centímetros del público"
  • Dina Regine
Flickr

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Ultimate Classic Rock, el emblemático guitarrista Joe Satriani ha recordado cómo fue salir de gira con Mick Jagger, que le reclutó para su gira en solitario en el año 1988.

Lo cierto es que al bueno de Jagger, uno de los tipos más conocidos del mundo, le tentaba mucho intentar hacer una “vida normal” y, por eso, entre sus aficiones favoritas se encontraba ir a bares y dar conciertos por sorpresa.

Le encantaba hacer eso”, explica Joe Satriani. “Una vez al mes, encontrábamos un bar en alguna parte y hacíamos un trato con la banda local. Entraríamos y tocaríamos con su equipo. Y si necesitábamos traer alguna guitarra más, lo hacíamos. Sin embargo, en su mayor parte, nos enchufábamos a lo que tuvieran”.

Lo cierto es que Satriani estuvo entre los pocos privilegiados que pudieron ser testigos -encima en más de una ocasión- de tan insólito evento. El guitarrista admite que disfrutaba muchísimo.

“Siempre fue genial poder ver a Mick tan encendido cuando estaba, literalmente, a 30 centímetros del público, que podían tocarle y todo eso”, admite el guitarrista. “Y le encantaba tocar algunos de sus temas favoritos de blues y de rock and roll. Todos lo pasábamos genial”.

“Era todo una locura”, continúa, “porque aparcábamos de forma clandestina en unos todoterrenos, ya sabes, por Mick. Es un tipo muy famoso y por eso había que ir con cuidado. Pero le encantaba, disfrutaba mucho de estar con gente, de tocar y el poder estar a su lado cuando emanaba toda esta energía positiva de rock and roll era, simplemente... Oh tío, merecía cada segundo. Era maravilloso”.

Satriani recuerda, también que Jagger actuaba igual independientemente del número de personas presente.

“Estuve junto a él en el Tokyo Dome frente a 95.000 personas y también en un club donde no habría más de 80 o de 100 embutidas, porque era muy pequeño. El escenario era de seis pulgadas de altura. Y aún con todo le encantó”, recuerda el hecha. “Tocar 'Little Red Rooster' en un club así de pequeño era genial, todo el mundo estaba bebiendo y pasando un buen rato. Entrábamos, tocábamos 45 minutos y nos íbamos corriendo. Luego, siempre celebrábamos una fiesta en el hotel”.

Jagger no ha perdido su pasión por visitar, de incógnito, pequeños bares. El cantante fue visto en varios locales durante la gira de The Rolling Stones por Norteamérica el año pasado.

RockFM