Los errores de Led Zeppelin: aquí puedes encontrar algunos de los fallos de sus grabaciones más emblemáticas

El productor de Led Zeppelin, Eddie Kramer, señala algunos de los fallos que la banda dejó en sus discos
Los errores de Led Zeppelin: aquí puedes encontrar algunos de los fallos de sus grabaciones más emblemáticas

Tiempo de lectura: 4’

En una nueva entrevista con la revista Classic Rock, el legendario productor e ingeniero de sonido Eddie Kramer ha señalado algunos de los errores más curiosos de las grabaciones más conocidas de Led Zeppelin, con los que trabajó en cinco de sus discos de estudio.

Lo primero que ha recordado Kramer ha sido el efecto que tenía Jimmy Page en la producción de los discos de Led Zeppelin y si, en efecto, se podía considerar que “era su banda”.

“Oh, era más que eso. Era el maldito director. Era el concepto de Jimmy, pero la persona que debería recibir la misma cantidad de crédito es John Paul Jones”, afirma.

“En realidad conocía a John más que a Jimmy. Era muy dulce y amable. Él y su mujer me invitaron a su casa en Hampstead, a la que iba a pasar el rato con ellos”, recuerda Eddie Kramer. “John siempre estaba en Olympic Studios, arrastrando su amplificador B15, sus partituras bajo el brazo, su bajo en el hombro, conduciendo una sinfonía orquestal entera. Era un genio de los arreglos”.

“Creo que John me llamó a principios del '68, justo antes de que salieran hacia América y me dijo: 'Ven a mi casa, tengo algo que quiero que escuches'”, explica. “Era un adelanto de lo que acabaría siendo el primer disco de Led Zeppelin y, por supuesto, era maravillosamente pesado. Y yo le dije: '¿Qué es esto?'”.

“Me dijo que se llamaban Led Zeppelin y yo, simplemente, le espeté: 'Menudo nombre más estúpido'”.

“Lo siguiente que supe, era 1969 y los colegas estaban en Estados Unidos de gira, y yo haciendo fotos de ellos en el Fillmore East. Así que me preguntaron: '¿Por qué no vienes y haces algunas mezclas para nosotros en 'Led Zeppelin II'?' Adoro a esos chicos”.

Los errores de Led Zeppelin en sus grabaciones

Después, Eddie Kramer fue preguntado por la canción “Black Coutry Woman”, que acabó en el álbum 'Physical Graffiti' y que fue grabada al aire libre en Stagroves en 1972. ¿Fue esto casualidad?

“En absoluto. Tienes que entender algo en lo que se refiere a Jimmy Page y todo el equipo, que nada de lo que hacían era casualidad. Todo estaba planeado. En el panorama general de las cosas, siempre había un motivo detrás de todo”.

“Estábamos en aquella gran mansión de Mick Jagger grabando, básicamente porque cada cuarto tenía un sonido distinto, particularmente si ibas buscando un sonido imponente de batería”, afirma Kramer. “En Stargroves había una maravillosa sala acristalada, con grandes ventanas que daban a la bahía y un techo de cuatro metros. La batería de Bonham sonaba enrome cuando estabas buscando grabar canciones como 'D'yer Mak'er'”.

“Podías poner un instrumento distinto en cada cuarto de la casa. Recuerdo que acabamos poniendo uno de los amplificadores Fender de Jimmy Page en la chimenea, con un micrófono dentro. También metimos un amplificador de bajo en un armario de alguna parte”, recuerda.

“En aquel punto, John tenía un gran amplificador de bajo. La idea de grabar en una gran mansión como esa era la de poder separar los sonidos y tenerlos a mano”.

“Así que pensamos que, si esa era la premisa, ¿qué más podíamos hacer? ¿Quizás deberíamos salir afuera, donde no hay ninguna acústica? ¡Gran idea! Así que sentamos a los chicos en un par de taburetes, con Jimmy y John tocando guitarras acústicas. Grabamos el track básico y luego añadimos la batería y el bajo”.

“En lo que se refería a la voz, alguien me sugirió que lo grabáramos fuera. (…) Todo tenía que ver con la acústica -o la falta de ella- al aire libre. Después, por supuesto, cuando estábamos grabándolas, pasó un maldito avión volando y haciendo ruido”, afirma.

“Así que, al principio del tema, escuchas a gente hablando, y soy yo diciendo: '¡Oye! ¿Qué pasa con el avión de ahí?' Y Robert dice: '¡Nah, déjalo!'. Quiero decir, no puede ser mejor que eso”.



“En aquellos días, dejábamos los errores en las canciones. Pasa lo mismo con 'Whole Lotta Love', en el que dejamos los ruidos de la voz porque nos parecían graciosos”, afirma. “Si dejas los fallos, puedes construir cosas así. En las grabaciones modernas, puedes borrar cada ruido y susurro con Pro Tools, pero a a mí me gustan todos esos pequeños errores”.

“El rock and roll nunca estuvo destinado a ser impecable, las cosas que me gustan son las más rudas. Es simple. A los chicos de hoy en día les tengo enfilados”, afirma sobre las producciones modernas. “Por eso creo que las generaciones que vinieron después siguen adorando a Jimi Hendrix, los Stones, The Bealtes y, particularmente, Led Zeppelin. No hay mierda, viene directo del corazón y está tocado de forma brillante. El nivel musical de Zeppelin era increíblemente alto”.

Led Zeppelin, de primera mano

¿Cómo fue para Eddie Kramer poder vivir, en primera persona, estas legendarias grabaciones de Led Zeppelin?

“Era increíble. Tuve mucha suerte de poder trabajar con ellos en aquellos cinco o seis discos, que siempre fueron un desafío, porque eran buenísimos y siempre buscaban ser perfectos”.

“A veces, los tracks eran muy complejos. Page solía ensayar con Bonham durante horas, probando diferentes piezas rítmicas. Sin embargo, una vez lo tenía, estaba completamente asegurado. Y eso le daba la libertad para introducir otras cosas”:

“Todos nos reíamos porque hacía estos solos de batería jodidamente ridículos, y nos preguntábamos de dónde venían. Pero todo surgía de la habilidad innata que tenía de asumir la dirección que Jimmy le daba y, después, añadir sus propias cosas”.

RockFM