Marilyn Manson se entrega al a policía para responder por su presunta agresión "con mocos"

Los testigos del escenario aseguran que Marilyn no dejó de escupir a la cámara
Marilyn Manson se entrega al a policía para responder por su presunta agresión "con mocos"

Tiempo de lectura: 2’

Según Blabbermouth, Marilyn Manson se entregó a la policía por dos órdenes de detención pendientes por un delito menor de agresión relacionado con un supuesto incidente con una operadora de cámara en el Bank of New Hampshire Pavilion.

El músico, cuyo nombre real es Brian Warner, se entregó el pasado viernes, 2 de julio, por la orden de arresto en Los Ángeles. Manson pasó por el proceso de registro del Departamento de Policía de Los Ángeles antes de quedar en libertad bajo fianza. Se comprometió a no cometer ningún delito mientras estuviera en libertad, a no tener ningún contacto con la presunta víctima y a comparecer en todas las vistas judiciales.

El pasado mes de mayo, el Departamento de Policía de Gilford anunció que tenía una orden de detención activa contra Manson en relación con el incidente, ocurrido en agosto de 2019.

"La operadora de cámara había sido subcontratado por una empresa con sede en New Hampshire para grabar el concierto, y se encontraba en la zona del foso del escenario cuando se produjeron las supuestas agresiones", decía el comunicado.

"Las presuntas agresiones no son de naturaleza sexual como se ha preguntado en varios otros medios de comunicación debido a una serie de otras acusaciones hechas contra el Sr. Warner".

Manson actuó en Gilford, New Hampshire, el 19 de agosto de 2019 como parte de la gira 'Hell Never Dies' que encabeza junto a Rob Zombie.

Si es declarado culpable de los cargos, Manson podría enfrentarse a una pena de cárcel de hasta un año y a una multa de hasta 2.000 dólares.

En un comunicado, el abogado de Manson, Howard King, dijo: "No es ningún secreto para cualquiera que haya asistido a un concierto de Marilyn Manson que le gusta ser provocativo en el escenario, especialmente delante de una cámara. Esta demanda de delito menor se llevó a cabo después de que recibiéramos una demanda de una operadora de cámara del recinto por más de 35.000 dólares después de que una pequeña cantidad de saliva entrara en contacto con su brazo. Después de pedir pruebas de los supuestos daños, nunca recibimos respuesta. Toda esta reclamación es ridícula, pero seguimos comprometidos a cooperar con las autoridades, como hemos hecho siempre".

Contradiciendo aparentemente la declaración de King, tres asistentes al concierto – entre ellos un guardia de seguridad – dijeron a People que vieron a Manson escupir y "disparar sus mocos" a la cámara.

"Escupía por todas partes y una vez le llegó a la cámara, así que ella se lo limpió y parecía un poco irritada. Él se dio cuenta y siguió escupiendo a propósito sobre su cámara", dijo un asistente a People. "Creo que la gota que colmó el vaso fue que él se tiró al suelo, se acercó a un metro y medio de ella y le lanzó un gigantesco cohete de mocos y no a la cámara. Ella estaba cabreada y asqueada, así que se fue enfadada y él simplemente se rió”.

"Dejé de escuchar su música y le dije a mi marido que no volvería a ir a un concierto suyo", añadió.

Una segunda asistente coincidió en que "se agachó para lanzar sus mocos sobre esta mujer. Recuerdo que se reía de lo que había hecho".

"Yo estaba allí mismo cuando ocurrió, ella estaba más que furiosa cuando él le hizo eso", dijo un tercer hombre, que trabaja como guardia de seguridad en el recinto. "Le escupió un par de veces y luego se inclinó muy cerca de la cámara y le lanzó una enorme cantidad de mocos. Después de eso, ella casi tiró la cámara al suelo".


RockFM