Matt Bellamy (Muse) desvela la banda que les obligó a escuchar su productor: "No sabíamos de rock"

El guitarrista y teclista contó la anécdota de cómo surgió la primera escucha de uno de los discos más míticos del rock

Tiempo de lectura: 2’

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste ‘The Dark Side Of The Moon’? Seguro que lo recuerdas. Pues el líder de Muse, Matt Bellamy, también. Así lo recordó en una entrevista con Total Guitar. En ella, el guitarrista y teclista contó la anécdota de cómo surgió la primera escucha del mítico disco de Pink Floyd. Y es que, aunque parezca mentira, fue el productor John Leckie quien les hizo escucharlo, al darse cuenta de que sus horizontes musicales debían expandirles.

“Le sorprendía nuestra falta de conocimientos sobre la historia del rock y de la música en general. Nos enseñaba algunos artistas como Captain Beefheart y nos explicaba cómo se convirtió en Tom Waits”, comenzó contando Bellamy.

“Obviamente, habíamos oído hablar de Pink Floyd, pero nunca los habíamos escuchado bien, o al menos como John quería que lo hiciéramos. Así que en 2001 nos obligó a apagar las luces de la sala de control y a poner ‘The Dark Side Of The Moon’ unas cuantas veces. Probablemente estábamos fumando porros y diciendo: ‘¡Vaya, qué es esta música, es increíble!’”, añadía.




Para Bellamy, conocer en profundidad elementos básicos de la música, como ‘The Dark Side of the Moon’, fue una "experiencia alucinante". Es más, lo fue hasta tal punto, que Muse una que acabó tomando la decisión de grabar ‘Black Holes and Revelations’ en Miraval (Francia), mismo lugar donde Pink Floyd hizo su magia. En cuanto a su momento de guitarra favorito, Bellamy confesó la dificultad de quedarse con uno en concreto.

Elegir el mejor momento de guitarra de 'The Dark Side Of The Moon' es difícil, pero tengo que decir que 'Money' destaca. Ese riff es genial y tiene todo un mensaje: estaban aprovechando ese sentimiento anticorporativo y antibélico. Fue muy influyente en cuanto a lo que la música puede representar”, explicaba.

“David Gilmour es un músico increíblemente expresivo y emocional. En cierto modo, te hace sentir que estás escuchando a un ser humano cantar. Toca con un grado de expresión que es muy, muy raro. No hay ningún truco técnico o alarde con él, a menos que sea por una razón emocional”, destacaba.

"Ese suele ser mi tipo de guitarra preferido, en el que la emoción y la expresión son lo más importante. Si eso te lleva a un lugar de ambición técnica, entonces que así sea. Pero más a menudo, son sus elecciones de notas y su sensación las que te llevan lejos... son evocadoras de paisajes infinitos, cosas como la Antártida o el desierto o vagando por los cielos de Marte”, terminaba contando.

RockFM