Maynard James Keenan confiesa que volvió a contagiarse de COVID-19 en diciembre: "Acabé ingresado y sin poder respirar"

El vocalista de Tool ya se había contagiado de coronavirus en febrero de 2020
Maynard James Keenan confiesa que volvió a contagiarse de COVID-19 en diciembre: "No podía respirar"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista para Apple Music Hits (vía Blabbermouth.net), Maynard James Keenan, vocalista de Tool, ha explicado que, en menos de un año, se ha contagiado dos veces de COVID-19. El músico, que se infectó en febrero del año pasado, volvió a ponerse enfermo "a mediados de noviembre" y "acabó en Urgencias el 1 de diciembre".

"Fue muy, muy feo. No podía respirar", afirma. "No podía soltar más de dos palabras seguidas sin tener un ataque de tos, ¿sabes? El virus me acabó provocando una neumonía. Así que, cuando me planteé si me quedaba en el hospital, me dijeron, 'Vale, podemos dejarte aquí, pero tienes a otras 12 personas que necesitan una cama y un respirador y no tenemos suficientes, ¿qué hacemos?'. Y yo estaba como, 'Vaya, necesito respirar y necesito dormir'. En ese punto, ya solo puedes tratar los síntomas, no puedes hacer otras cosa. Yo necesitaba algo par la tos, no la mítica mierda que tomas cuando estás resfriado, y, además, un ihalador. También tuve que tomar antibióticos para luchar contra la neumonía".

El año pasado, Maynard James Keenan admitió haber dado dos conciertos mientras sufría coronavirus. Estos shows tuvieron lugar en el Spark Arena de Auckland, Nueva Zelanda, el 28 y 29 de febrero de este año. El recinto tenía capacidad para 12.000 personas.

Según Keenan, su médico le había confirmado -erróneamente- que estaba bien antes de volar de Australia a Nueva Zelanda, pese a que el cantante había perdido el sentido del gusto la noche anterior. Aún sin pruebas diagnósticas y con la mayor de las incertidumbres, el cantante dio los dos conciertos de forma íntegra.

"Yo bebía agua, me daba duchas calientes, me intentaba cuidar, tomaba té caliente, intentando que se pasara. Y la verdad e que fue horrible. Pero, claro, en aquel momento no sabías cómo de mala podía ser la cosa. Si hubiera sabido las posibles consecuencias, me hubiera dado un ataque de nervios".

Para intentar que le fuera más sencillo cantar, los miembros de Tool quitaron las canciones más exigentes de su set list, reduciéndolo, además, de 11 a 9 temas. Tras aquellos dos shows, vino la sorpresa.

Aunque el doctor de Nueva Zelanda no le mandó un test a Keenan, dado que lo consideró innecesario, Keenan acabó siendo diagnosticado de coronavirus en un vuelo a Hawaii, y ha estado sufriendo sus efectos secundarios desde entonces, tal y como afirma ahora el cantante.

"Todavía tengo la tos", admitió en su momento. "Lo que sea que cogí, lo que sea que pillara en Nueva Zelanda, como podría haberlo pillado en cualquier otro sitio, todavía me provoca tos. A veces me pongo a toser y estoy 10 minutos echando cosas, así que aún tengo los pulmones dañados por ello".

RockFM