Scott Ian (Anthrax) desvela la mayor locura de Tommy Lee (Mötley Crüe) en un avión: "Ni siquiera se le derramó la copa"

El guitarrista de Anthrax descubrió lo que eran las emociones fuertes en el aire gracias a Tommy Lee
La mayor locura de Tommy Lee (Mötley Crüe) en un avión: "Ni siquiera se le derramó la copa"

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista con Fred Minnick, el guitarrista de Anthrax, Scott Ian, ha desvelado una de las mayores locuras que ha vivido en un avión privado, gracias (o por culpa de) a Tommy Lee, batería de los polémicos Mötley Crüe, que le hizo vivir una experiencia de lo más intensa en el aire, eso sí, sin ni siquiera derramar su copa.

"He volado en aviones privados muy pocas veces, y tengo una historia para ti. Esto sucedió a finales de los 2000, no recuerdo qué año en concreto, pero sí que íbamos a un programa de la VH1 llamado 'The Rock Honors', que era como su versión del Hall of Fame".

"Lo que hacían era llamar a las bandas que iban a inducir a una ceremonia y, ahí, tenían gente que tocaba su música para rendir tributo a su carrera. Así que cuando fue el turno de Kiss, juntaron a un supergrupo de músicos para tocar delante de ellos":

"En este caso, fuimos Rob Zombie, Tommy Lee, Slash, Ace Frehley -lo cual es realmente raro porque tuvimos al guitarrista original de la banda rindiendo tributo a Kiss- , Gilby Clarck, de Guns N' Roses y yo. Cuando fuimos a Las Vegas para grabar todo aquello, nos ofrecieron un jet privado".

"Total, que vamos a un pequeño avión en el Areopuero Van Nuys y Tommy, que obviamente ha volado en aviones de esta clase muchas veces en su vida, inmediatamente, según despega el avión, va y nos dice, 'Hey, ¿qué os parece si le pedimos al piloto que haga unos trucos?' Todos empezamos a mirarnos entre nosotros como, 'Uh, ¿vale, supongo?'".

"Así que Tommy empieza a llamar a la puerta de la cabina y el piloto abre la puerta. Entonces, le dijo, 'Eh tío, ¿crees que podríamos hacer algunos trucos, como lo de sentirte sin peso o lo que sea?' Y el piloto aceptó, 'Vale, déjame llamar a control aéreo'. Porque tiene que llamar a la central para avisar de que se va a desviar de la ruta y va a ir al desierto para poder hacer el tonto, básicamente".

"Cuando le dijeron que sí, nos dice, 'Vamos a hacer una subida realmente empinada y, entonces, vais a sentir que no pesáis nada durante unos cinco segundos'. Sé que esto lo hacen en Houston, en la NASA, cuando entrenan a los astronautas".

"Lo llaman el 'cohete del vómito' porque les llevan arriba y todos echan la pota. En el momento en el que el piloto dijo aquello, yo me interesé realmente. ¿Sentir que no peso nada? ¡Me apunto! Y así lo hizo, de repente estábamos subiendo de altura y yo me recliné en mi asiento, porque el avión estaba prácticamente vertical. Llegamos a hacer una especie de arco y, aunque no me quité el cinturón lo aflojé mucho y, de repente, estaba flotando en mi asiento, lo cual fue increíble".

"Tommy Lee no estaba ni sentado, estaba en el pasillo del avión con un vodka con arándanos, flotando en el aire, y ni siquiera de le derramó la copa. Me atrevería a decir que fue el momento más 'estrella de rock' que he visto en toda mi vida. ¡Vaya locura!".

"Entonces Tommy le empezó a gritar al piloto, '¡Vamos a darnos la vuelta, haz un trompo!'. Hicimos esto del peso como cuatro veces y fue genial, realmente guay. Pero yo estaba como, '¿Cómo que un trompo? No sé...' Y entonces el piloto le explicó que no lo podíamos hacer por un puñado de motivos técnicos que no podría repetir".

"No podíamos hacer más locuras con ese avión, así que volvimos a nuestra ruta y fuimos a Las Vegas. No he vuelto a un jet privado desde entonces, tampoco es que me gusten mucho. No sabría decirte por qué, deberían ser más seguros que un avión gigantesco con un montón de gente dentro, pero así es como me siento".

RockFM