El metal industrial hace que los vecinos de Budapest pasen la noche en vela

Rammstein se engargó de “amenizar” una velada que no hizo gracia a muchos 
ctv-vgz-budapest

Tiempo de lectura: 2’

¿Eres de dormir con música? Es muy probable que te guste ponerte tu disco favorito para dormir, puede que incluso te pongas la radio para escuchar RockFM Motel, de 9 a 12 o el Decálogo de Mariskal a partir de la medianoche. Sin embargo, seamos sinceros, no todo el mundo es de dormir con música y a no todo el mundo le gusta el rock o el metal. ¿Qué pasa, entonces, si te lo ponen a la fuerza -y a todo volumen- durante una noche entera?

Ese ha sido el caso de algunos vecinos de Budapest, en Hungría que, durante una noche entera, han tenido que escuchar a Rammstein a todo volumen desde un estadio de fútbol que, actualmente, está siendo construido. No había DJ, ni intervenciones, ni tampoco un cambio de tercio para aliviar la marea de metal alemana. Solo sonaba Rammstein sin ningún tipo de interrupción y al tope de decibelios. 

El estadio en cuestión fue el Puskás Aréna, en el que se estaban probando los nuevos y potentes altavoces de los que va a disponer. Aunque, en un principio, todo iba bien, un error técnico repentino provocó que la misma canción sonara una y otra vez sin parar, provocando que más de uno pasara la noche entera con los ojos abierto e, imaginamos, inyectados en sangre del mal humor que se les debió poner. La canción “Deutschland” sonaba sin parar en los dispositivos de reproducción de sonido, que no ofrecían más música que el clásico de Rammstein que, te guste o no, podría acabar resultando doloroso de escuchar tras el vigésimo bucle. 

Muchos de los residentes se quejaron del ruido, pero, hasta la mañana siguiente, no se pudo ofrecer una solución. Lo que sí se hizo, fue pedir disculpas por parte de los dueños del estadio: “Hubo un ruido desagradable en la noche del lunes al martes que fue causado por un error técnico, según dice el constructor. Se han tomado las medidas necesarias para asegurar que nunca más pase algo así. Pedimos disculpas a los residentes de las calles circundantes por la molestia que les hemos causado”, rezaba el comunicado oficial. 

Esperemos que, la próxima vez que los altavoces del estadio se activen también suene rock, pero, al menos, ¡que pongan más de una canción! 

RockFM