“Sabía que Metallica iba a cambiar el mundo, aunque nadie me creía”

Joe Satriani habla sobre la época en la que dio clase a Kirk Hammett de Metallica y sobre su éxito 
La segunda formación de Metallica: Lars Ulrich, James Hetfield, Kirk Hammett y Cliff Burton

 

Tiempo de lectura: 2’

Antes de hacerse mundialmente famoso con su álbum 'Surfing With The Alien' de 1987, el legendario guitarrista Joe Satriani tuvo que ganarse la vida como profesor de guitarra. Aunque no te lo creas, el músico tuvo dos pupilos espectaculares que llegarían a triunfar tanto o más que él: Kirk Hammett de Metallica y Alex Skolnick de Testament. Ahora, el guitarrista ha hablado sobre la trayectoria del primero con Metallica. 

Cuando fue preguntado por el 'Master of Puppets' de 1986 y el thrash metal, el músico dijo lo siguiente: “Algunas veces no te das cuenta de lo bueno que es un disco porque, cuando salió, creo que la percepción que tienes de él depende de la expectación y de cómo se relaciona con los otros trabajos que salen ese mismo año. Sin embargo, cuando pasa el tiempo, comienzas a ver qué discos fueron solo una moda y no tan buenos y cuáles siguen mejorando. El 'Master of Puppets' es uno de los del segundo caso, solo mejora y la gente comenzó a darse cuenta, por ella misma, de lo bueno que era, pero lo más importante es cómo fue una influencia para toda una generación de thrashers. Era tan potente, las canciones eran tan potentes, que casi creó o cristalizó un género. Tengo que decir eso. Porque creo que 'Kill 'Em All' más o menos creó el género, pero ese disco quizás fue el primero en cristalizarlo. Metallica ha hecho eso unas cuantas veces, es genial, pero quizás fue la primera vez en la que esto sucedía de una manera tan definitiva”

Pero, ¿sabía Joe Satriani lo que iba a conseguir Metallica en la época en la que era profesor de uno de sus miembros? El guitarrista lo tiene claro: “Lo sabía. Es divertido que me lo preguntes, porque recuerdo volver a los ensayos a principios de los '80 y decirle a los demás que aquellos chicos a los que estaba enseñando iban a cambiar el mundo. Les ponía algo suyo y me decían que nadie iba a escucharles, que nadie iba a poner eso en la radio. Me decían que nunca pasarían de tocar en centros comunitarios y algún domingo en el parque. Yo les preguntaaba si estaban locos, porque cuando me sentaba con tipos como Alex Skolnick o Kirk Hammett, sabía que se estaban convirtiendo en genios, en super talentos, no podía ver nada cruzándose en su camino. Sin embargo, no podía convencer a mis amigos más mayores de que iba a suceder. Creo que quizás se resistían porque no era su estilo, quizás se sentían amenzados o algo. Pero, como yo era profesor, no me sentía agredido ni intimidado. De hecho, yo era como su gran animador, yo era el que les empujaba a que hicieran más cosas. Nunca pensé que no podrían conseguir algo de lo que se propusieran. Tenían tres cosas importantes: el talento físico, el intelecto y el corazón, su corazón estaba en el lugar indicado. Fueron grandes estudiantes que practicaban mucho, que sabían lo que querían, que querían cmbiar el mundo y tenían justo la cantidad precisa de enfado contra las generaciones anteriores que es tan necesario cuando eres joven. Querían cambiar el mundo y lo hicieron. Así que, sí, es genial”, finalizó. 

RockFM