Michael Stipe (R.E.M.) y su homenaje "de seis patas" a su difunto mejor amigo

El líder de la banda no se olvida de su amigo Charles Ayers y le recuerda de esta manera
Michael Stipe (R.E.M.) y su homenaje "de seis patas" a su difunto mejor amigo

Tiempo de lectura: 3’

Según afirma la página NME, el cantante de R.E.M., Michael Stipe, ha dado su bendición a un importante entomólogo alemán que ha querido bautizar una especia de hormiga con el nombre de su difunto amigo, el conocido artista y activista político Charles Ayers.

Strumingenys ayersse será el nombre en honor a Ayers, que fue uno de los mejores amigos de Andy Warhol. Es una celebración de la diversidad de géneros, el nombre utilizará el sufijo “ellos”.

La hormiga fue descubierta inicialmente en la selva ecuatoriana por el entomólogo Phillip Hoenle, quien posteriormente envió un espécimen al investigador asociado a la Universidad de Yale, Douglar B. Booher, que pudo confirmar que se trataba de una nueva especie.

A su vez, Booher se puso en contacto con Stipe para pedirle su bendición para bautizar la especie con el nombre de su difunto amigo.

Ayers fue un renombrado compositor y coescribió éxitos como el tema de The B-52's de 1979 “52 Girls” antes de su eventual muerte. Stipe también le rindió homenaje con el proyecto 'Jeremy Dance' en el evento tecnológico Moogfest.

“¡Su curiosidad por cada persona que conoció fue la base de una fascinante y transcultural red de amigos, conocidos y colegas, a menudo con Jeremy en el centro mismo de varias colonias superpuestas!”, dijo Stipe en EurekAlet.

“Creó el salón, trazó los caminos; fue el conector, la reina hormiga si queréis, el reunidor”.

Booher, por su parte, reveló que inicialmente se hizo amigo de Ayers después de obtener su licenciatura en ecología en la Universidad de Georgia.

Por otra parte, Stipe arremetió recientemente contra el CEO de Twitter, Jack Dorsey, por no haber suspendido antes la cuenta del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El primer concierto de R.E.M. antes de tener ese nombre

R.E.M. dieron su primer concierto en el altar de una antigua iglesia abandonada en Athens (Georgia). Fue un 5 de Abril de 1980 y por aquel entonces ni siquiera tenían un nombre para la banda los de Michael Stipe.

Todo lo que queda ahora de ese edificio de 1871 es un campanario, aunque lo cierto es que se ha convertido en un símbolo de la ciudad y que de hecho los vecinos lo llaman el "Campanario R.E.M.", por ser allí donde debutaron estos cuatro estudiantes de la Universidad de Georgia: Michael Stipe, Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry.

Esta primera actuación de R.E.M., que se habían formado apenas unos meses antes, se enmarcaba dentro de la fiesta de cumpleaños de la por aquel entonces novia de Bill Berry, Kathleen O'Brien. Y en aquella misma Iglesia Episcopal de St. Mary, situada en Oconee Street, tocaría la banda local Side Effects, que ejercería de telonera del grupo principal. Y lo cierto es que, de primeras, R.E.M. estaban emocionados y asustados a partes iguales, ya que habían ensayado más bien poco y su repertorio era escaso.

Por no tener, no tenían ni suquiera nombre. Según podemos leer en el libro ‘It Crawled From the South’ de Marcus Gray: “El grupo no había decidido un nombre, así que para su debut en directo optaron por llamarse Twisted Kites ante varios cientos de amigos y vecinos de Athens”. Y todo apunta a que optaron por ese nombre en el último minuto, después de descartar otras opciones como como Negro Eyes y Cans of Piss. No obstante, algunos miembros de la banda sostienen que tocaron sin tener ningún nombre, y que en ese momento todavía no tenían nada decidido.

En cuanto al setlist, parece ser que un tercio del mismo se componía de versiones: "Honky tonk women" (The Rolling Stones), "God save the queen" (Sex Pistols), "I can’t control myself" (Troggs) o "(I’m not your) Steppin’ Stone" (The Monkees), entre otras.

Y parece ser que las aproximadamente 300 personas que se acercaron hasta aquella la iglesia esa noche disfrutaron tanto del show que les pidieron que tocaran por segunda vez ese mismo repertorio.

"Fue realmente divertido”, recordaba Stipe al escritor Marcus Gray. "No recuerdo cómo fue la última parte del concierto. Berry, por su parte, parece que sí se acordaba perfectamente de la actuación: “¡Estábamos cagados de miedo!”

RockFM