Mikkey Dee habla del peor disco de Motörhead: "Lemmy tendía a ser muy vago en el estudio de grabación"

El batería de Motörhead explica cuál es, para él, el peor disco de Motörhead
Mikkey Dee habla del peor disco de Motörhead: "Lemmy tendía a ser muy vago en el estudio de grabación"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en el podcast Drum for the Song, el batería de Scopions y ex-componente de Motörhead, Mikkey Dee, ha hablado sobre cuál considera que es el peor disco de su etapa con los de Lemmy y los motivos por los que este trabajo es más "flojo".

El álbum en cuestión es 'Hammered' de 2002, en el que el músico considera que hay unas cuantas "canciones de relleno".

"Hay algunas canciones fantásticas en ese disco, pero, por desgracia, también hay unas cuentas de relleno. Pero el motivo por el que digo que no creo que sea uno de nuestros mejores trabajos es porque, durante le proceso, nos presionaron con el tiempo".

"Deberíamos haber tenido unas cuantas semanas más para trabajar en los temas. No recuerdo la razón exacta por la que no metieron prisa, pero no estábamos listos. Además, tuvimos a Thom Panuzio produciéndolo. Es un gran productor, pero creo que estaba un poco intimidado por Lemmy".

"Y no puede ser así, tenías que plantarle cara porque Lemmy tenía tendencia a ser bastante perezoso en el estudio. Si componía una melodía para una canción y yo decía, 'Oye, Lem, creo que lo puedes hacer mejor', él contestaba, 'Ah, no. Hazme caso, esto es increíble, es genial'".

"Siempre que le decía al productor que aquella no era una gran melodía para una canción, él solo me decía que le escuchase. Y es que, una vez que convencías a Lemmy para irse a casa y componer otra melodía, si podías hacer eso, a la segunda o a la tercera volvía con algo brillante".

"Pero Lemmy tenía la tendencia a cantar el riff de la guitarra demasiado. Thom nunca se peleó con Lemmy. Recuerdo que estaba en Suecia cuando Lemmy estaba cantando y me mandaron las canciones que había grabado. Me puse en plan, '¿En serio? ¡Está cantando el jodido riff de la guitarra!'. Y él me dijo, 'Sí, ya lo sé, le voy a decir que lo cambie. A mí tampoco me gusta'".

"Y entonces, un mes después, estaba cantando la maldita misma melodía. Yo le dije, '¿Por qué no se lo has dicho a Lem? Y no lo hizo. 'Es que Lemmy me ha dicho que le gusta, así que me he echado un poco atrás'. Y yo le pregunté, '¿Por qué? Tienes que estar detrás de él con esas cosas'. Ese es el motivo por el que Cameron Webb trabajaba así de bien con nosotros, y Howard Benson también, al principio. Los dos eran lo suficientemente duros como para plantar cara a Lemmy".

"Al final, Lemmy llega al estudio y empieza a gritar y a enfadarse diciendo que él pensaba que todo estaba bien y que todo el mundo debería callarse. Y eso es lo que quería, Phil y yo tuvimos que pelearnos con él. Bueno, quizás no pelearnos, pero sí discutir".

"Necesitábamos un productor capaz de hablar y ese es el motivo por el que el disco falla. Todo esto pasó justo después del 11-S, así que la atmósfera en California era realmente mala. No fue un buen momento".

"En resumen, hay algunas canciones fantásticas en ese disco, pero creo que algunas de ellas son, definitivamente, la peor mierda que jamás hemos hecho. Teníamos esa presión con el tiempo. Recuerdo que Phil y yo queríamos componer algunas cosas más, pero no nos dio la vida. Sin embargo, por otro lado, cada disco grabado con Cameron Webb fue fantástico".

RockFM