Mikkey Dee recuerda cómo salvó a Mötorhead en su momento más oscuro: "Había muchos problemas, era un caos"

El batería de Motörhead narra la historia de su llegada a la banda en 1992
Mikkey Dee recuerda cómo salvó a Mötorhead en su momento más oscuro: "Había muchos problemas, era un caos"

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista en el Cassius Morris Show, el que fuera batería de Motörhead y actual miembro de Scorpions, Mikkey Dee, ha hablado sobre su entrada a la banda de los de Lemmy en 1992, en la que permanecería hasta la muerte del bajista y vocalista en 2015. Al parecer, en el momento en el que Dee se unió al conjunto, las cosas no iban nada bien.

"Conocí a Lemmy y su banda abriendo para ellos con King Diamond en Europa. En aquel momento, me di cuenta de que Motörhead no era solo una banda, era una institución. Aquellos tipos estaban jodidamente locos, nunca había visto nada igual".

"En aquel momento, yo me consideraba un principiante -era muy joven- y sentía que aún no pertenecía a su categoría. 'Tengo que ganarme mis galones, necesito girar más, tener una rutina y, quizás, un día podré entrar en una banda como esa', me decía a mi mismo. Si entraba a un grupo, quería marcar la diferencia".

Entonces, Dee explicó qué fue lo que se encontró cuando entró a la banda.

"Había muchos problemas en Motörhead cuando entré al grupo, todo era bastante caótico. Por un lado tenías a Wurzel, el guitarrista, que estuvo en la banda entre 1984 y 1995, también estaba Phil Campbel y, además, Lemmy, tres miembros que no querían lidiar con el negocio de ninguna manera".

"Lo único que ellos deseaban era tocar rock and roll e irse de fiesta, así que cuando entré a la banda, tomé el papel de encargado de esos temas junto a nuestro mánager. Ya había hecho lo mismo con King Diamond y también cuando estuve con Dokken, siempre he estado un poco entre los músicos y su mánager".

"La banda vino a mí y yo iba hacia los negocios. Los negocios venían a mí y yo iba a una banda. Siempre me lo he pasado muy bien implicándome mucho en los proyectos. Por supuesto, no tuve toda la confianza de los chicos al momento, tuve que demostrar mi valía y tomar las decisiones adecuadas. A ellos les pareció genial. Se podría decir que me convertí en su parachoques".

"Por supuesto, lo decidíamos todo juntos, pero yo me llevaba, por decirlo de alguna manera, los primeros golpes. Me llamaba mi mánager y me decía, 'Oye Mikkey, tienes que hablar con los chicos, necesitamos tomar una decisión en este asunto y no me están diciendo nada'":

"A ellos no les interesaban esas cosas. Pensaban que los negocios no eran más que la industria chupasangres intentando aprovecharse de ellos. Tenían razón porque, hasta aquel momento, todo era un caos".

"Les estafaron de muchas formas distintas y de muy malas maneras. Todos, los sellos y sus mánagers. La gente se aprovechaba de ellos. No quiero decir que fueran estúpidos ni nada remotamente parecido, pero no estaban involucrados en muchos de los detalles de las cosas que sucedían".

"Cuando contratamos a Todd Singerman como nuestro mánager, se quedó hasta el final y, la verdad, sigue siendo la mejor persona que he conocido en esta industria, en lo que se refiere a la honestidad y el trabajo duro. De hecho, se sigue encargando del legado de Motörhead, todo pasa por él, y eso es genial, todos le queremos mucho. Lemmy siempre confió mucho en él, así que Todd y yo nos hacíamos cargo de esa parte".

"Fue genial, fue fantástico. Eso es lo que yo quería ser y, además, sé que a Lemmy le supuso un alivio. 'No quiero hablar de esta mierda. Todo va sobre el dinero, siempre es sobre eso', solía decir. Y yo le contestaba, 'Ya, pero es que tenemos que hablar de ello'. Y él me decía, 'Encárgate tú de ello'. Y así lo hacía".

"Él se encargaba de muchas otras cosas en las que yo no era bueno. Phil era el payaso de la clase, Lemmy siempre decía, 'Es un desastre, pero no le quiero de ninguna otra forma'".

La verdad es que jamás nos hubiéramos imaginado que Dee era el encargado de los negocios en Motörhead, ¡pero tiene sentido después de escuchar su historia!

RockFM