Mikkey Dee (Scorpions) recuerda "muchas discusiones y peleas" con Lemmy en Motörhead

El batería de Scorpions recuerda cómo era la dinámica en el seno de Motörhead
Mikkey Dee (Scorpions) recuerda "muchas discusiones y peleas" con Lemmy en Motörhead

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista para el podcast Drum For The Song, el que fuera batería de Motörhead y actual miembro de Scorpions, Mikkey Dee, ha hablado sobre cómo era la dinámica en el seno de la banda liderada por Lemmy Kilmister y lo que más echa de menos de la misma, incluso aunque admite que hubo "muchas discusiones y peleas" entre sus miembros.

"Lo que más echo de menos es la camaradería, el hecho de que éramos mejores amigos. Y lo dije cuando Lemmy... en su funeral. Él era mi hermano, mi padre, mi abuelo, mi hermana pequeña, mi compañero de banda, ¡lo era todo!".

"Y con Phil Campbell es lo mismo. A veces puede ser mi hermana pequeña, pero también es mi padre, mi hermano y mi compañero de banda. La camaradería que teníamos los tres era muy, muy distinta y eso es lo que hacía que todo funcionase. Éramos muy distintos, y eso hacía que la rueda girase prefectamente".

"Es como una relación. Yo le aportaba algo a ellos dos, y Phil también lo hacía conmigo. Y Lemmy también hacía lo propio con nosotros dos. Nunca nos sorprendía nada entre nosotros porque nos conocíamos a la perfección".

"Y nunca tuvimos peleas sucias. Hubo muchas discusiones, muchas disputas y muchas veces en las que no estábamos de acuerdo, pero nos peleábamos y discutíamos de forma muy honorable. Y sé que a Phil no le gusta demasiado discutir. Él era -no creo que lo siga siendo ahora que lidera su propia banda, lo cual es genial- una persona a la que le costaba mucho discutir con Lemmy. Él prefería echase atrás y no entrar al saco".

"Pero, para mí, creo que era muy importante que alguien le plantara cara a Lemmy, por que Motörhead no era algo que funcionase a su manera, lo hacía a la nuestra, la de los tres, y eso es lo que nos hacía tan buenos. Y sé que él, en el fondo, quería que fuéramos así, que diéramos un paso adelante, que nos involucráramos, que nos hiciéramos cargo de las cosas".

"Mientras todos tirásemos hacia adelante con la misma fuerza, siempre llegábamos a un acuerdo en todo. Hicimos mucho trabajo duro juntos, lo pasamos genial y, también, compartimos los días en los que éramos miserables. Eso es lo que echo de menos, esa familia. Perdí una familia cuando Lemmy falleció. Phil sigue ahí, pero ya no tocamos juntos ni nos vemos tanto como antes.

"Hubo días buenos y malos, pero, en definitiva, fue una época muy agradable de mi vida que ya no recuperaré, da igual en qué banda toque. Si me contrataran para tocar con The Rolling Stones, Aerosmith, Guns N' Roses o Metallica, me da igual cómo de grande sea la banda, nunca va a ser lo mismo que Motörhead porque éramos únicos, tanto en nuestra música como en nuestra personalidad, así como en la forma en la que pilotábamos el barco".

"Y echo mucho de menos aquello. Ahora tengo una nueva familia con Scorpions y estoy, muy, muy feliz con ellos, pero no es lo mismo en absoluto. De hecho, es completamente distinto. Pero también tiene un montón de ventajas estar con ellos".

"Disfruto muchísimo de tocar con ellos y de tocar esa música, además de salir de gira con la banda, pero es diferente. Es como entrar en una nueva familia, lleva unos años adaptarse. He estado tocado con Scorpions ya casi cinco años, el tiempo vuela".

"Pero bueno, sé que a Phil y a mí aún nos quedan cosas por hacer juntos por Motörhead. Vamos a montar un tributo a la banda. Y, la verdad, me gustaría que ambos grabásemos un último disco juntos, al estilo de Motörhead pero sin serlo realmente. Éramos muy buenos componiendo juntos y lo pasábamos genial. Le pregunté hace un par de años, era demasiado pronto, pero estaba desesperado, lo echaba demasiado de menos. Quizás en el futuro podamos hacer algo de nuevo".

RockFM