Mikkey Dee y sus "calabazas" a Lemmy: "Rechacé dos veces entrar a Motörhead"

El que fuera batería de Motörhead explica los motivos por los que rechazó, dos veces, una oferta de trabajo de Lemmy
Mikkey Dee y sus "calabazas" a Lemmy: "Rechacé dos veces entrar a Motörhead"

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva aparición en el podcast Drum for the Song, el actual batería de Scorpions, Mikkey Dee, ha hablado sobre cómo rechazó dos veces la oferta de entrar en Motörhead por parte de Lemmy, aunque, como todos bien sabemos, acabara aceptando a la tercera proposición.

Todo comenzó a finales de los '80, cuando Dee aún tocaba para otra conocida banda, King Diamond y acabó coincidiendo con los miembros de Motörhead.

"Conocí a Phil Cambpell y a los chicos de Motörhead por primera vez a través de King Diamond, creo que sobre 1986. Antes, ya había conocido a Lemmy", comienza explicando. "Salimos de gira por Europa entre el '86 y el '87 y ese fue el primer momento en el que se me ofreció un puesto en Motörhead".

"Lemmy me llamó y me dijo que si quería unirme a la banda porque tenían un problema con 'Philthy' Phil Taylor, su batería de aquel entonces. Sin embargo, les rechacé. Y, la verdad, me alegro de haberlo hecho porque no sabía dónde me estaba metiendo. Quería conseguir algo más de experiencia y nos iba genial con King Diamond. Tenía una muy buena posición con esa banda. Y cuando eres un chaval joven tocando la batería, lo único que quieres es tocar todo lo posible. Quieres ser una estrella de rock y hacer mierda muy técnica".

"Así que me iba como anillo al dedo en aquel momento. Al final, dejé King Diamond y me uní a Dokken, me ofrecieron tocar con Don y eso era perfecto para tocar de manera muy técnica. Me sentía muy inquiero como batería, notaba que no me podía quedar sentado y hacer sonar la música, necesitaba lucirme y hacer toda clase de cosas".

"Me estresé mucho con cómo estaba tocando y, sí, creamos grandes cosas, pero lo pasé mal cada vez que tenía que seguir, simplemente, un riff. Ni tempo tampoco era tan bueno. Así que cuando comencé a tocar con Don, fue el tipo de música al que moverme, rock and roll sencillo de la costa oeste de Califonia, a veces hasta un poco pop".

"Pero tras unos cuantos años con Don, y de hablar con los tipos de Motörhead, el hecho es que volví a rechazar a Lemmy una vez más. Me llamó, creo que solo unas semanas antes de tener que irnos de gira durante un año. Le dije, 'Lem, no me puedo ir justo ahora'. Me sentía más listo para hacerlo en aquel entonces, para ser sinceros, pero hicimos un tour de un año entero con Don y fue genial , fue una gran escuela para mí".

"Éramos muy amigos y lo pasábamos genial juntos, pero después de unos años con Don, sentí que donde yo tenía que estar era en la división más heavy, y Motörhead era perfecto para la ocasión. Pasamos muchos años juntos, nos divertimos un montón, mi etapa allí fue el mejor momento de mi vida, de verdad".

"Todo lo que pasó durante esos años: mi familia, mis hijos y toda la diversión. Vivimos mucho juntos, Phil, yo, Lemmy y, al principio 'Wurzel'. Fue genial".

"Y, por desgracia, Lem se murió hace cinco años, aunque tuve la suerte de que me llamaran de Scopions y poder unirme a otra fantástica banda de clásicos donde siento que puedo marcar la diferencia".

"Siento que les puedo patear el culo y ellos también a mí. Son increíbles sobre el escenario. Rudolf Schenker y Klaus Meine tienen 72 años y corren como si tuvieran 35 o 40. Y Matthias Jabs tiene 65 y aún es un adolescente. Siento que encajo y que, además, marco la diferencia".

RockFM