Nick Mason reflexiona sobre la "responsabilidad" de Pink Floyd en la tragedia de Syd Barrett

El batería de Pink Floyd habla sobre las adicciones de Syd Barrett y las secuelas de las mismas
Nick Mason reflexiona sobre la "responsabilidad" de Pink Floyd en la tragedia de Syd Barrett

Tiempo de lectura: 2’

Nick Mason, batería y co-fundador de los legendarios Pink Floyd, ha reflexionado sobre la salida y la muerte del frontman original de la banda, Syd Barrett, sincerándose sobre el trágico final del cantante, al que las adicciones le acabarían dejando irreparables secuelas. (vía UCR)

El batería de la banda se ha abierto sobre la "desaparición" de su compañero y ha llegado a admitir que siente un montón de sentimientos cruzados sobre Barret, afirmando que tanto él como el resto de la banda sienten algo de pena e incluso culpa por los problemas de salud mental que el músico llegó a sufrir.

Nick Mason también ha desvelado que Syd era muy inteligente, pero que no sabía manejar sus emociones ni su vida. El músico también ha dicho que, en aquel momento, ninguno de los miembros de la banda llegó a considerar que Barret quisiera dejar la banda, puesto que, para ellos, era "una locura" el simple hecho de pensarlo. Por desgracia, Mason y compañía no sabían hasta que punto Barret estaba sufriendo en aquel momento.

Aunque su carrera duró menos de 10 años, Syd Barrett fue muy influyente en los primeros y magistrales trabajos de Pink Floyd, aportando una forma psicodélica pero brillante de componer y escribir. Sin embargo, en 1968, el vocalista salió de la banda, aquejado de problemas de salud mental derivados del abuso de sustancias psicodélicas. En 1972, Barrett abandonó la industria musical y se retiró de la vida pública. Su fallecimiento se produciría en 2006, a los 60 años, tras sufrir un cáncer de páncreas.

Esto es lo que ha dicho Nick Mason sobre su ex-compañero:

"Creo que hay muchos sentimientos cruzados con el asunto de Syd. En cierto modo, él era muy inteligente de muchas formas distintas. Creo que hay algo de tristeza cuando lo recordamos, y también un poco de culpa".

"No es culpa, realmente. El problema es que lo hicimos muy mal con Syd. No teníamos ni idea -y seguimos sin saberlo- de cuál era su verdadero problema, si era el LSD o si había algo más que estaba afectando a su personalidad".

"Nosotros pensábamos que era una seña de locura que no quisiera estar en una banda, porque, en aquel momento, estábamos totalmente comprometidos a hacerlo. Sin embargo, creo que él pensaba: 'Bueno, ya he hecho esto. No quiero hacerlo más'. Pero en lugar de ser así... seguramente deberíamos haberle dejado irse mucho antes o habernos separado de él con más rapidez. Pero, como te digo, en aquel momento no teníamos ni idea".

RockFM