Nightwish riza el rizo: la banda pospone sus próximos conciertos virtuales

Por si no tuviéramos suficiente con el aplazamiento de los conciertos físicos, ahora es el turno de los virtuales
Nightwish riza el rizo: la banda pospone sus próximos conciertos virtuales

Tiempo de lectura: 3’

Lo de que los conciertos se pospongan es algo que, desde hace ya casi un año, se ha convertido en nuestro pan de cada día. Mientras promotores y bandas anuncian con ilusión sus eventos, que esperamos ansiosos, la situación socio-sanitaria no nos permite volver a disfrutar de muchas bandas favoritas y, las que consiguen tocar, se ven obligadas a hacerlo con muchas dificultades y restricciones -además de mucho esfuerzo- para poder volver a hacer sonar la música de forma segura. Sin embargo, lo que no es tan normal, es que un concierto virtual tenga que verse aplazado.

Ese ha sido el caso de los finalndeses Nightwish, que han pospuesto su experiencia interactiva "An Evening with Nightwish In a Virtual World" de su fecha original, en marzo, a los días 28 y 29 de mayo. Esto probablemente tenga que ver con los cambios en las fechas "físicas" de la banda, que, si todo va bien, saldrá de gira en mayo para presentar su nuevo disco 'Human :II: Nature'. (vía Blabbermouth.net)

Todos los tickets -virtuales- que ya hayan sido adquiridos para el show valdrán, evitentemente, para las futuras fechas.

Estos dos conciertos se realizarán en The Islanders Arms, una taberna de realidad virtual que se ha construido solo para la ocasión. Los miembros de la audiencia podrán crear sus propios avatares y unirse al concierto desde sus ordenadores y dispositivos móviles, afirmando, además, la banda, que el público podrá "bucear en diversos mundos imaginarios en 3D".

Una banda mermada por la salida de uno de sus pilares

El pasado 12 de enero, Marko Hietala, bajista, segundo vocalista y uno de los principales pilares del conjunto, abandonaba Nighwish por sorpresa emitiendo el siguiente comunicado:

"Estimada gente, dejo Nightwish y mi vida pública.

Desde hace unos años, no me he podido sentir validado en esta vida. Tenemos a una compañía de streaming demandando que trabajemos sin parar, incluso sin inspiración, cuando no comparten los derechos de autor de manera justa. Este mundo es injusto hasta entre los artistas. Somos la república bananera de la industria musical. Los mayores promotores de nuestros tours exprimen los porcentajes, también de nuestros propios productos, mientras pagan dividendos a empresas y regímenes de Oriente Medio. Aparentemente, algunas teocracias pueden sacar dinero de la música que provocaría que te decapitaran o te encarcelaran allí, y esto sin parecer hipócritas. Os pongo un par de ejemplos.

Este último año me he visto obligado a quedarse en casa y pensar. Me he encontrado muy desilusionado sobre esto y sobre muchas cosas. Me he dado cuenta de que necesito validación. Para escribir, cantar y tocar necesito encontrar nuevas razones e inspiraciones. Mucha gente ya sabe que sufro depresión crónica. Si continúo haciendo esto, va a ser peligroso para mí y para los que están a mi alrededor. Algunos de los pensamientos que me han venido durante esta época han sido muy oscuros. No os preocupéis, estoy bien. Tengo dos hijos, una esposa, a mi familia, amigos, un perro y mucho amor. No creo que me vaya para siempre.

La palabra más usada de este año es conspiración. Para la gente a la que le gustan, necesito decir que cumplo 55 años el 14 de enero y que, por ahora, ya he pasado mi tiempo. Por ejemplo, si culpamos a Tuomas es un insulto tanto a él como al pensamiento libre. Eso es algo muy triste, también, para nosotros. Por favor, intentad ser sensibles. Por cierto, si alguien intenta crear polémica sabremos cuando lo harán con un propósito.

Hay un par de cosas habladas que haré en 2021. Por lo demás, le pido a los medios, las bandas, proyectos y demás artistas que no me pidan que haga nada a lo largo del año que viene. Tengo que reinventarme. Espero contaros algo en 2022, aunque no es ninguna promesa.

Lo siento mucho,

Marko Hietala

PD: Tony Iommi es una excepción a mi regla de que no me contacten. Él es el héroe de mi infancia".

RockFM