Ocho estrellas de rock que no sabías que estuvieron a punto de morir

Estar al borde de la muerte parece algo que va implícito en ser una estrella del rock
Ocho estrellas de rock que no sabías que estuvieron a punto de morir
ZU01. ZURICH (SUIZA), 20/09/2017.- El cantante Mick Jagger de la banda británica The Rolling Stones se presenta durante un concierto hoy, miércoles 20 de septiembre de 2017, parte de su gira europea 'Stones - No Filter' en Zurich (Suiza). EFE/WALTER BIERI

Tiempo de lectura: 5’

Las experiencias cercanas a la muerte pueden parecer algo difícil de sufrir, pero no tanto cuando eres músico y te dedicas al mundo del rock.

Por algo existe el lema ‘sexo, drogas y rock ‘n’ roll’, el mítico cliché que rodea a todos los famosos. Y es bien cierto que muchos de estos famosos (sin generalizar) han llegado a tener un relación muy estrecha con las tres cosas en el momento más alto de su carrera, siendo las drogas, como es lógico, la más peligrosa. En Ultimate Classic Rock han creado una lista de músicos que han desafiado a la muerte, y nosotros te traemos algunos de los más curiosos.

Lo que está claro es que a pesar de todo, a día de hoy podemos seguir disfrutando de su música y todos ellos sobrevivieron a aquellas experiencias. Sinceramente, no queremos perder a más estrellas con un gran talento que se marchan demasiado pronto.

Paul McCartney

Como es lógico, alrededor de estas historias siempre hay teorías y conspiraciones que van más allá. De hecho, para algunas personas, el verdadero Paul McCartney murió en un accidente de coche en 1966. Sin embargo, dejando esta loca teoría a un lado, McCartney sí que estuvo a punto de morir en un accidente en 2012 que dejó más que preocupados a todos los fans del músico. Se trató de un accidente aéreo, McCartney se encontraba a bordo de un helicóptero, junto a su esposa Nancy Shevell, cuando el piloto se desorientó mientras se acercaba a un lugar de aterrizaje cerca de la finca de la ex estrella de los Beatles, en East Sussex, en principio el mal tiempo provocó esta situación. Según fuentes del Daily Mail, el helicóptero “evitó un accidente potencialmente fatal con solo una fracción de segundo de sobra cuando el piloto levantó dramáticamente el Sikorsky S-76C lejos de las copas de los árboles que estaba siendo azotadas por la lluvia". El final te lo puedes imaginar, consiguieron aterrizar sin mayor problema y todo quedó en un susto.

Brian Johnson

Los fans del líder de AC/DC saben que el vocalista es un gran fan de los coches y un aficionado corredor que ya ha llenado su cupo de accidentes en la pista. Brian recuerda un momento especialmente espeluznante de 2011, cuando estuvo a punto de estrellarse contra un muro a más de 240 kilómetros por hora. "Iba a toda velocidad por la recta, tuve que pegar una brusca sacudida al llegar a la curva de la derecha, y el volante se desprendió. Toda la columna de la dirección, todo", recuerda Johnson. Por suerte, consiguió frenar el coche a tiempo antes de cochar contra el muro de hormigón, evitando así un final mucho peor. "Déjame decirte que mi esfínter iba como la nariz de un conejo".

Stevie Nicks

Las indulgencias de Fleetwood Mac con la cocaína están bien documentadas y no es algo que pilla por sorpresa a los fans, pero una droga diferente fue la que estuvo a punto de pasarle factura a Stevie Nicks. Le habían recetado Klonopin, un tranquilizante que se suponía iba a frenar sus ansias de narcóticos. En cambio, Nicks se vio asediada por los efectos secundarios. "Cuando salí de Betty Ford, estaba encantada y feliz: se acabó la cocaína, muchas gracias", dijo a The Times U.K., antes de señalar cómo cambiaron las cosas una vez que el psiquiatra de Nicks la puso a tomar Klonopin: "Entré allí muy bien, pesando 54 kilos. Ocho años después, pesaba 81. Cuando me desintoxiqué [del Klonopin] mi piel mudó, mi pelo se volvió gris. Estaba tan enferma que no podía ni ducharme. Casi me muero".

Bill Berry

Bill Berry se encontraba tocando con R.E.M. el 1 de marzo de 1995 en Suiza cuando se desplomó con un fuerte dolor craneal a los 90 minutos del espectáculo. "Sentí como si una bola de bolos me golpeara en la cabeza", dijo Berry a Los Angeles Times. "No hubo ningún aviso ni nada. Estaba cantando la parte en falsete de 'Tongue' cuando ocurrió". El batería creyó que se trataba de una fuerte migraña y volvió al hotel para recuperarse. Cuando el dolor se negó a remitir, Berry acudió a un hospital local. Los médicos realizaron una serie de pruebas y descubrieron que el batería tenía dos aneurismas en el lado derecho del cerebro, uno de los cuales se había roto. Berry fue ingresado rápidamente para una craneotomía, pero tuvo suerte: En Suiza se encontraba uno de los neurocirujanos más prestigiosos del mundo. Berry se reincorporó a R.E.M. tras su recuperación, y luego nos dejó definitivamente en 1997.

Brian May

2020 ha sido un año muy duro, en el que mucha gente a tenido que luchar y sufrir durante meses. Y Brian May no se ha librado de un año realmente complicado. Tres arterias congestionadas hicieron que el guitarrista de Queen acabara sufriendo un ataque al corazón, aunque la inserción de unos stents (unos pequeños tubos de malla de metal que ayuda a expandir las arterias) le ayudaron a recuperarse. A pesar de esto, May no se encontraba del todo recuperado, ni siquiera estaba fuera de peligro una vez salió del hospital. “He tenido complicaciones debido a los medicamentos que estoy tomando, una de ellas fue una [hemorragia] estomacal que casi me mata", aseguró tiempo después el guitarrista. "En realidad estuve muy cerca de la muerte debido a esto, pero el dolor que tuve fue por algo completamente diferente. Es curioso cómo funcionan las cosas".

Duff McKagan

El páncreas de Duff McKagan estalló en 1994, dejando quemaduras de tercer grado en el interior de su cuerpo. Años de duras fiestas y alcoholismo habían llevado a McKagan al hospital, luchando por su vida. "Estaba bebiendo tal vez casi 4 litros de vodka al día y consumiendo todo tipo de drogas", recordó el bajista más tarde, "así que después de un tiempo tu cuerpo simplemente necesita rebelarse". Aun así, la historia tiene un final feliz, ya que este momento de miedo dio a McKagan la motivación para desintoxicarse y dejar atrás aquella mala vida.

Geezer Butler

El bajista cayó dolorosamente enfermo en Nueva York mientras estaba en la gira de su trabajo en solitario de 1995, ‘Plastic Planet’. "Me intoxiqué con comida y me puse tan mal que casi me muero", dijo Butler a Kerrang años después. Sin embargo, Geezer estaba decidido a subir al escenario, a pesar del fuerte dolor de estómago que sentía. "Me apoyaba en los amplificadores y creo que la gente pensaba que estaba cabreado por tocar allí", dijo Butler, que es vegano desde muy joven. "Empecé a alucinar en un momento dado y [el guitarrista] Pedro [Howse] simplemente llamó a una ambulancia y me llevó al hospital". Butler pasó la noche en cuidados intensivos y permaneció en el hospital un par de días. "Para cuando me recuperé", añadió, "la gira ya no era algo posible de hacer, así que eso fue todo".

Mick Jagger

Los Hell's Angels (un grupo de moteros de origen estadounidense) querían vengarse tras el desastroso concierto de los Rolling Stones en diciembre de 1969 en Altamont, que tuvo como consecuencia la muerte de un fan. Se sintieron abandonados por la banda después de haber sido contratados como personal de seguridad. Gran parte de esta indignación se centró en Mick Jagger, que no había ayudado con sus extravagantes movimientos de baile. Los Hell's Angels decidieron finalmente asesinar a Jagger, pero las cosas no salieron como esperaban: "Su plan consistía en entrar en su propiedad de Long Island, yendo en barco", dijo más tarde el agente del FBI Mark Young a la BBC. "Mientras reunían el armamento y sus fuerzas para salir al estrecho de Long Island, se desató una tormenta que estuvo a punto de hundir la embarcación en la que iban, y finalmente escaparon con sus propias vidas".


RockFM