A Ozzy Osbourne le queda un último objetivo por cumplir: “Nunca he pensado en hacer un mal disco”

El Príncipe de la Oscuridad se sincera sobre su próximo álbum y su regreso a los escenarios
Instagram

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Classic Rock (vía UCR), Ozzy Osbourne ha explicado cuándo piensa volver a los escenarios para su gira de despedida, admitiendo que, ahora mismo, no está en forma para llevar a cabo su gira. El cantante, por otra parte, también ha explicado cuál es el último objetivo profesional que le queda por cumplir.

Sobre sus directos, el Príncipe de la Oscuridad lo ha dejado claro: “Estoy esperando a recibir algo más de cirugía en el cuello. A día de hoy no puedo andar bien, tengo que ir a terapia física cada mañana. Estoy algo mejor, pero muy lejos de lo bien que quiero estar para volver a salir de gira”.

“Espero poder dar más conciertos, no puedo esperar para volver a veros a todos de nuevo”, dijo Ozzy dirigiéndose a sus fans.

Sobre su nuevo disco, que será la continuación de 'Ordinary Man' (2020) y que podría ver la luz el próximo mes de septiembre, Ozzy afirma que aún quiere cumplir su último objetivo progfesional: “Un disco número uno”. Aún con todo, el artista está muy orgulloso de todo lo que ha hecho hasta ahora: “No tengo un favorito, solo sigo adelante. De la forma en la que lo veo, si digo que cierto disco es mejor de todos, para mí es decir que el resto no son igual de buenos. Algunos de ellos no lo serían, pero nunca he entrado al estudio pensando: 'Bueno, he tenido una buena racha, ahora debería grabar un mal disco”.

Otra de las cosas que ha ayudado a Osbourne a encontrar algo de paz fue el poder cerrar el círculo con sus compañeros de Black Sabbath una vez consumaron su gira final. Y es que, para Ozzy, la música es curativa: “La música es un buen desahogo de muchas cosas en la vida. Escuchas un disco antiguo y recuerdas dónde estabas la primera vez que lo escuchaste. Te lleva de vuelta a ese momento de tu vida”.

Ozzy también ha querido hablar de su vida personal, más concretamente de su relación con su mujer, Sharon, con la que no ha sido “el puto caballero perfecto”. Ahora, sobrio después de años de fiesta, drogas y excesos, el vocalista tiene claro que se lo tiene que tomar día a día si quiere salir adelante: “Si bebo, beberé, pero no quiero beber hoy. No quiero fumar tabaco hoy, no quiero drogarme hoy. Así que hoy estará bien, supongo. No sé mañana”.

RockFM