Paul McCartney recuerda la situación más indignó a The Beatles en América: “No puedes hacer eso"

El legendario ex-Beatle se quedó sorprendido cuando descubrió la disposición de sus conciertos en América
Paul McCartney recuerda la situación más indignó a The Beatles en América: “No puedes hacer eso"

Tiempo de lectura: 2’

Paul McCartney ha recordado su indignación cuando se enteró de la disposición de sus conciertos cuando The Beatles tocaron en Norteamérica por primera vez, más concretamente, a raíz de la segregación racial que aún existía en el país y que obligaba a separar a la gente negra y a la gente blanca en los eventos públicos que se realizaran allí.

El músico, antes, ha recordado los años en los que creció, una vez pasada la Segunda Guerra Mundial, en los que el gobierno británico instauró sus sistemas de educación, transporte y de sanidad públicos, en 1944, 1947 y 1948 respectivamente.

“Era un sistema maravilloso”, dice McCartney sobre los autobuses y los tranvías, en una nueva entrevista (vía Ultimate Classic Rock). De hecho, el músico tiene que dar las gracias al transporte público por haber conseguido que jóvenes como él y los otros miembros de The Beatles se acabaran encontrando.

“No me di cuenta de que éramos la primera generación en beneficiarse de eso. Además, había una ley de educación que pensada para que los chicos como yo de hogares no tan buenos pudieran ir a escuelas muy elegantes. Eso le dio a todo el mundo en Inglaterra la oportunidad para moverse más y estar mejor educados, lo cual fue un gran factor en la revolución cultural”.

El músico, como te contábamos más arriba, también recordó lo mal que se sintió y cómo él y sus compañeros de banda se indignaron al llegar a Estados Unidos y descubrir que aún había segregación racial en los eventos públicos. En Liverpool, de donde venían The Beatles, las cosas eran muy distintas.

“Liverpool incluyó la primera comunidad caribeña en Reino Unido, así que era algo normal”, recordaba McCartney sobre la sociedad multicultural en la que vivía. “Nadie pensaba nada de ello. Un montón de los chicos que tocaban en bandas eran negros, no era algo a lo que le diéramos vueltas. Lo único que pensábamos es que eran nuestros amigos, que eran iguales, porque es lo que eran”.

Sin embargo, las cosas no eran así en Estados Unidos: “Cuando fuimos a América, hubo un momento en el que teníamos que tocar en Jacksonville o algo así y el promotor dijo: 'Okey, preparaos porque mañana vais a tocar, la gente negra se sentará ahí y la blanca allí'. Nosotros dijimos: '¿Disculpa?'. Y él nos dijo: 'Sí, así es como lo hacemos aquí'. Nosotros estábamos como: '¡Oh, no, no, no! No puedes hacer eso'”.

RockFM