Peligroso concierto en Tennesse: casi 1000 personas se reúnen sin mascarillas ni distancia de seguridad

El show corrió a cargo del cantante de country Chase Rice y ha generado infinidad de críticas
Peligroso concierto en Tennesse: casi 1000 personas se reúnen sin mascarillas ni distancia de seguridad

Tiempo de lectura: 2’

El pasado sábado, 27 de junio, el cantautor de country Chase Rice desafío las leyes y desoyó las indicaciones sobre el repunte de contagios en Estados Unidos para dar un concierto ante casi 1000 personas en un recinto de conciertos de Tennesse, sin que los asistentes guardaran ningún tipo de distancia de seguridad ni utilizaran mascarillas de ningún tipo. El evento habría tenido lugar en un recinto amplio y al aire libre, eso sí, al 40% de su capacidad, no siendo estas medidas suficientes como para prevenir un posible rebrote de la COVID-19.

Para colmo, el artista decidió presumir de ello grabando un video que subió la parte de stories de su Instagram en el que se mostraba a todos los asistentes al show junto a la frase: "Estamos de vuelta". Pese a todas las críticas que generó desde el minuto uno, el músico no lo eliminó.

Otra artista de country, Kelsea Bellerini fue una de las primeras en criticar al músico: "Imagina ser lo suficientemente egoísta como para poner la salud de miles de personas en riesgo, eso por no mencionar el posible efecto dominó, todo para dar un concierto normal de country ahora mismo. Todos queremos y necesitamos salir de gira. Lo que pasa es que nosotros nos preocupamos lo suficiente por las fans y sus familias como para esperar".

Esta sin embargo, no sería la primera vez que un músico habría hecho esto. Según Variety, el mismo sábado, otro artista llamado Chris Janson habría dado un concierto en Idaho en al que habrían asistido 2800 personas. "Solo vi a una persona con mascarilla", cuenta al medio uno de los asistentes a este segundo evento, "y era el vendedor de camisetas. Incluso el resto de comerciantes y equipo no guardaron medidas de seguridad durante el resto de la noche".

Durante la realización del show en Tennesse, se habría tomado la temperatura a los asistentes y ofrecido gel hidroalcohólico para prevenir contagios. Sin embargo, con la existencia de casos asintomáticos, estas medidas habrían sido insuficientes como para controlar la posible expansión del virus.

Rice, por su parte, no se ha disculpado por este arriesgado show, afirmando que "cada uno tiene su opinión distinta sobre la COVID-19, cómo funciona con los asistentes a conciertos de música en directo y lo que parece". Sin embargo, también dicho que la seguridad de sus fans es una "gran, grandísima prioridad" para él.

RockFM