Pete Townshend, guitarrista de The Who, explica por qué no le sorpendió la muerte de David Bowie

Pese a todo, Townshend sigue consternado cinco años después del fallecimiento del legendario David Bowie
Pete Townshend, guitarrista de The Who, explica por qué no le sorpendió la muerte de David Bowie

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista, que transcribe Ultimate Guitar, el guitarrista de The Who, Pete Townshend, ha hablado sobre David Bowie con ocasión del quinto aniversario de su muerte el pasado día 10 de enero.

"Todavía lo siento como una tragedia reciente, tengo que admitirlo. Un montón de gente que le conocía sospechaba que la enfermedad que sufría era más grave de lo que, quizás, el resto de su público sabía, porque debió ser algo muy rápido".

"Sé que el productor Tony Visconty trabajó con él hasta el final. El tiempo pasa muy rápido y yo, sinceramente, no dejo de pensar en él".

Townshend, además, se ha sincerado sobre cómo recibió la noticia de que, tan solo unas horas después de publicar 'Blackstar', su último trabajo, David Bowie nos dejaba huérfanos de su música.

"No recuerdo exactamente cómo fue. Creo que lo que pasa es que, cuando alguien está realmente enfermo, se genera una extraña mezcla de sentimientos. Ya sabes, al final piensa que él encima era dos años más joven que yo".

"Cuando pasas de los 60 años en este negocio, el del rock, tienes que dar las gracias a Dios o a cualquier otro ser al que le reces por el hecho de seguir estando aquí. Creo que es un alivio en el sentido de que algunas personas se marchan, por decirlo de alguna manera, por 'causas naturales', tal y como David lo hizo".

"Cuando le conocí en nuestros días de juventud, ¡Bowie estaba viviendo muy al límite! Vivía colocado y a toda pastilla, fácilmente podría haber sido otra víctima como Jimi Hendrix o Keith Moon, no te quepa ninguna duda".

"No tiene ningún sentido deshojar la margarita o pensar en qué otras cosas podrían pasado. El hecho es que David era un tipo salvaje, realmente guay, muy glamuroso, dulce, amable y un gran trabajador. Le interesaba mucho el arte y, además, era tan inteligente que siempre supo esconder el hecho de que era una sucia estrella de rock".

"Así que no, no me sorprendió su muerte. Lo que te quiero decir, en realidad, es que me sentí aliviado al pensar que su sufrimiento se estaba acabando, porque ahora todos sabemos lo enfermo que estaba".

RockFM