Phil Collins desvela todos los secretos de su terrible actuación con Led Zeppelin en el Live Aid

Dos baterías tocando al mismo tiempo y sin ensayar con unos Led Zeppelin en la peor de las formas, ¿qué podía salir mal?
ctv-lpq-led-zeppelin-live-aid

Tiempo de lectura: 3’

Si, de toda su carrera musical, los miembros de Led Zeppelin pudieran borrar un episodio o, al menos, conseguir que no se volviera a hablar de él, ese sería el de su pésima actuación en el Live Aid de 1985. A miles de kilómetros de distancia del lugar donde Freddie Mercury acabaría por conquistar el mundo en poco menos de media hora, Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones estaban a punto de pasar uno de hacer el ridículo delante de todo el mundo, acompañados, además, de dos baterías, Phil Collins y Tony Thompson, haciendo las veces del fallecido John Bonham

Ahora, Phil Collins, del que pocos recuerdan que también tocó, junto a Sting en Inglaterra el mismo día solo para meterse en un avión, el rapidísimo Concorde, nada más y nada menos, en dirección a Estados Unidos para unirse a la otra banda, ha hablado con Loudersound sobre aquel embarazoso momento.

Con lo del Concorde parecía que me estaba chuleando. Había tocado en los discos en solitario de Robert Plant y me dijo: '¿Vas a estar en lo del LiveAid?'. Yo le dije que sí. Él me pregunto que si podía meterle en el show, porque al promotor estadounidense, Bill Graham no le gustaban ni él ni Led Zeppelin. '¿Quizás podríamos hacer algo juntos Jimmy, tú y yo?'. Yo le contesté que sí, que por supuesto. Justo entonces me llama Sting y me dice: '¿Podemos hacer algo juntos?', Y el promotor inglés, Harvey Goldsmith me dijo: 'Puedes viajar en el Concode y tocar en los dos sitios'. Yo le conteste: 'Bueno, vale, si se puede hacer...'. No pensé que me estuviera chuleando”, afirma Collins. 

“Para cuando llegué allí, el hecho de que estuviera tocando con Robert y Jimmy se había convertido en la Segunda Llegada de Led Zeppelin, John Paul Jones también estaba allí. Jimmy va y dice 'necesitamos ensayar' y yo le contesto: '¿No podemos, simplemente, subirnos al escenario y tocar?'. Así que no preparé nada cuando llegué allí, pero me había estado escuchando 'Stairway to Heaven' en el Concorde. Llegué y fui a las caravanas y Robert me dijo: 'Jimmy Page está dando guerra'. Page, entonces, me gritó: '¡Hemos estado ensayando!'. Yo le dije: 'Vi vuestro primer concierto en Londres, sé cómo van las canciones'. Él me contesta: 'Vale, pues enseñame cómo van'”, sigue narrando el batería, cuya suerte estaba a punto de cambiar. 

“Así que empecé a tocarla y Page me dice: '¡No, no te la sabes! ¡No va a así!'. Así que me fui a hablar con el otro batería, Tony Thompson, porque ya había tocado con dos baterías y sé que puede ser un desastre, y le digo: 'Vamos a intentar no meternos el uno en el camino del otro y tocar de manera simple'”, continúa. 

“Thompson, que en paz descanse, había estado ensayando por una semana y yo estaba apunto de eclipsarle -¡el batería famoso había llegado!- y él hizo un poco lo que le dio la gana. Robert, además, no estaba en forma. Si pudiera haberme ido en aquel momento, lo habría hecho, porque sentía que sobraba”, continuó. 

¿Se dio cuenta Collins de lo mal que estaba marchando la actuación? “Sí, francamente. Pero si me hubiera ido del escenario a mitad de la actuación se habría hablado de ello durante los siguientes 30 años. En cualquier caso, cuando salimos nos entrevistó la MTV. Robert es un encanto, pero cuando esos tipos se juntan se forman nubes negras alrededor de ellos. Entonces fue Page y dijo: 'Uno de nuestros baterías estaba al otro lado del Atlántico y no se sabía las canciones'. Me enfadé muchísmo. Quizás no me las sabía tan bien como a él le hubiera gustado pero... al final me convertí en la atracción principal y parecía que me estaba chuleando”, finalizó Collins. 

Ahora, solo te queda ver la actuación y juzgar tú mismo:

RockFM