Phil Collins (Genesis) consigue vender la mansión que "okupó" su ex-mujer

La lujosa propiedad fue objeto de polémica cuando su ex-mujer y su amante se encerraron en ella
Phil Collins (Genesis) consigue vender la mansión que "okupó" su ex-mujer

Tiempo de lectura: 3’

Tal y como informa Loudwire, el legendario Phil Collins (Genesis) por fin ha conseguido "deshacerse" de su mansión de Miami Beach, famosa por ser "okupada" por su ex-mujer y su amante hace unos meses. El precio de la venta no se ha hecho público, aunque se estima que ronda los 40 millones de dólares.

El domicilio no está nada, pero que nada mal. Tiene seis dormitorios, nueve cuartos de baño, y sus dimensiones son de algo más de 1000 metros cuadrados, si hablamos de la casa, y unos 4800 si nos referimos a la parcela completa. Y es que, además de ser enorme y tener unas vistas espectaculares, esta propiedad también tiene una parte privada de playa así como su propio puerto. Por supuesto, el sitio está guardado por una puerta que regula (quizás no demasiado bien, teniendo en cuenta lo que le pasó a Collins) el acceso al lugar, así como toda una fila de imponentes palmeras y cocoteros. A esto, además, hay que sumarle la piscina, un spa y una cocina de exterior en una cabaña.

La casa, construida en 1929 y adquirida por Collins por 33 millones de dólares, tiene, además, en su interior, una cocina profesional, un ascensor, una bodega de vino, imponentes armarios en los cuartos y una terraza privada. Casi nada.

El pasado octubre, Collins demandó a su ex-mujer, Orianne Cevey, por ocupar su casa con su nuevo marido, Thomas Bates, de 31 años. La demanda de Phil Collins acusaba a Cevey y a su pareja de "ocupación armada", afirmando que ambos "habían cambiado los códigos de las alarmas, bloqueado las cámaras de seguridad, prohibido la entrada a los vendedores de las inmobiliarias y estaban amenazando, implícita y explícitamente, con prolongar su ocupación indebida de la propiedad a la fuerza". Los documentos también señalaban que la pareja había contratado "tres o cuatro individuos muy armados" para vigilar la casa. Cervey también fue sido acusada de crear un "ambiente hostil" para todos los empleados que fueron contratados por Collis y, según TMZ, "estaba amenazando con publicar acusaciones falsas y embarazosas sobre Collins a no ser que renegociara su acuerdo de divorcio de 2008".

Y así lo hizo. Meses después, y tras comprometerse a dejar el domicilio a principios de este mes, Cevey afirmó que el músico, de 69 años, se habría convertido en un "ermitaño" durante una serie de meses en los que habría dejado de ducharse o de lavarse los dientes. También llegó a decir que, en 2017, Collins habría comenzado a beber en demasía y que se había vuelto adicto a su medicación, llegando a afirmar que "solía desmayarse por culpa de la combinación de sus medicinas y alcohol en exceso".

La ex-mujer de Collins continuó diciendo que "en múltiples ocasiones, se golpeaba la cabeza al desmayarse, lo cual provocaba que tuviera que ser ingresado en varios hospitales bajo un nombre falso". Esto no acaba aquí, porque también se dice que el músico "se llegó a desmayar en el escenario, porque estaba tan indispuesto que no podía ni ponerse de pie".

En 2019, según varios papeles publicados por Cevey, Collins "comenzó a deprimirse cada vez más, además de alejarse de la gente y tener comportamientos abusivos. Tras una operación de espalda, comenzó a desarrollar una adicción a los antidepresivos y a los analgésicos".

La vida marital de Collins se habría visto afectada, según afirmaba ella. Además "dejó de ducharse, de lavarse los dientes y de vestirse apropiadamente (de hecho, no se duchó ni se lavó los dientes desde 2019 hasta agosto de 2020, momento en el que se fue de la casa)".

Las afirmaciones continúan diciendo que el músico era incapaz de componer o de grabar música, además de abusar "emocional y verbalmente de Orianne y de ignorar las necesidades de sus dos hijos".

Mientras tanto, los abogados de Collins se defendieron de estas acusaciones que, afirmaban, "se puede demostrar que son falsas, inmateriales, impertinentes y escandalosas, además de no tener que ver nada que ver con los componentes legales de este caso".

"Estas acusaciones han sido incluidas solo para hacer, a propósito, declaraciones sensacionalistas y falsas para extorsionar y sacar dinero a Phil Collins", explicaron.

"Phil tiene un problema neurológico serio que le requiere tomar medicación diariamente y esto significa que, a veces, se cae en el escenario", dijo un amigo cercano al músico. "Ahora mismo está en Reino Unido ensayando con Genesis. Si estuviera en el estado en el que se dice que está, no podría funcionar".

RockFM