¿Por qué Judas Priest no logró tener tanto éxito como Iron Maiden o Black Sabbath?

K.K. Downing explica por qué piensa que Judas Priest no tuvo el éxito de sus homólogos
¿Por qué Judas Priest no logró tener tanto éxito como Iron Maiden o Black Sabbath?

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en la BBC (vía Ultimate Guitar), el guitarrista clásico de Judas Priest, K.K. Downing, ha recordado los primeros días de la banda y también ha explicado por qué piensa que el conjunto no tuvo tanto éxito como sus homólogos de Black Sabbath o Iron Maiden.

Las formación original de Judas Priest, más tarde conocida como “Al Atkins's Judas Priest”, formados en 1969, tenía a Al Atkins a la voz, Bruno Stapenhill al bajo, John Partridge a la batería y a John Perry a la guitarra.

¿Cómo fue la década de los '70 para Judas Priest? K.K. Downing responde.

“Fue maravilloso, pero lo bueno empezó cuando Judas Priest se juntó como un conjunto de cuatro piezas, lo cuál pasó en 1969. Después, obviamente, pasamos por algunos cambios de formación, y Rob Halford se unió a la banda en 1973”.

“Fue genial porque él siempre fue el cantante al que querías para completar lo que había que completar. Y con Rob, entonces, todo comenzó a ir bastante más en serio y empezamos a ser más optimistas de que pudiéramos seguir adelante”.

¿Y por qué no consiguió Judas Priest alcanzar el éxito de Iron Maiden o Black Sabbath pese a su explosión comercial con 'British Steel' (1980)?

“Creo que fue probablemente un tema de conexiones y de la maquinaria. Nosotros firmamos con una compañía muy pequeña llamada Gold Records en los dos primeros discos”.

“Pero, de verdad, los discos no sonaban exactos, no capturaban cómo la banda tocaba en directo. Y después llegó Sony y dijo: 'Nos gustaría firmar a la banda'”.

“Y eso fue muy, muy bueno, porque nos apoyaron mucho, y tenían mucha maquinaria. Nos pusieron a trabajar con Roger Glover, obviamente, que fue maravilloso”.

“Un miembro de Deep Purple produciendo a nuestra banda. Yo pensaba: 'Guau, esto es genial' Pero todavía tuvimos que dar con cosas porque todo estaba en un estado experimental, supongo, y todavía estábamos llevándolo a donde necesitaba ir”.

“Tenía la Flying V, que ahora es sinónimo de las bandas de heavy metal del principio y, obviamente, con Rob llevando la voz cantante. Se suponía que iba a pasar en algún punto (triunfar), pero fue un largo viaje”.

RockFM