¿Por qué la saloma, un centenario cántico para marineros, se ha puesto de moda en 2021? Ya tenemos su "versión rockera"

¿Quién iba a pensar que, en pleno 2021 y encerrados en casa, las "canciones de marineros" se podrían de moda?
¿Por qué la saloma, un centenario cántico para marineros, se ha puesto de moda en 2021?

Tiempo de lectura: 3’

Si algo ha quedado claro en estos últimos 12 meses, es que nada es imposible, tanto para bien como para mal. Y es que, si en enero de 2020 nos hubieran dicho que, 365 días después, íbamos a estar como estamos, no nos lo creemos. Lo que tampoco nos hubiéramos podido creer es que, cientos de años después de caer en relativo "desuso", todo Internet estaría revolucionado con las salomas, las canciones que cantaban, generalmente a capella, los marineros para mantener su productividad en los barcos, matar el aburrimiento y, además, general vínculos entre ellos.

¿Qué es lo que hay detrás de todo esto? Los dos factores más importantes son las redes sociales y, como no, la pandemia mundial. Hay que considerar que, con mucho más tiempo para pasar en casa y el éxito de la red social de moda, Tik Tok (que ha saltado a la fama por su vídeos cortos) , cuya base de usuarios se hace cada vez más extensa, no son pocos los fenómenos virales de este tipo que se generan. En este caso, los vídeos de personas que se sincronizan, cada uno desde su casa, para interpretar salomas, generando armonías pegadizas y alegres, están triunfando, sobre todo, en Estados Unidos. ¡En resumen, estamos aburridos, tristes y cualquier pequeña cosa que nos de alegría ayuda!

Sin embargo, seamos claros, hay una canción que se ha vuelto viral por encima de todas. Se trata de "Wellerman" o "Soon May The Wellerman Come", una canción que se compuso entre 1860 y 1870 en Nueva Zelanda. La letra habla sobre la cercanía de un barco de provisiones, que traerá toda clase de bienes a los marineros, más concretamente "azúcar, té y ron". La canción no deja de ser un reflejo de la vida de unos marineros explotados y encerrados que, con ansias, esperaban las pocas cosas que les hacían más soportable su día a día, ¿te suena la historia?.

El músico británico Nathan Evans y el grupo de folk The Longest Johns, que tenían sus versiones del tema grabadas desde hace tiempo, han visto como este corte de su discografía se convertía en un éxito de la noche a la mañana gracias a su éxito en redes sociales.

En declaraciones para Today.com, James Revell Carr, profesor asociado de etnomusicología en el College of Fine Arts de la Universidad de Kentucky y experto en la música en alta mar, aclara algunos conceptos sobre estas salomas, que en inglés se traducen como "sea chanties".

"Creo que mucha gente asume que las salomas son canciones que tienen milenios, pero, según afirman los investigadores, el origen de las que conocemos hoy en día, con un par de excepciones, vienen del siglo XIX, y comenzaron a ser compuestas en las décadas de 1820 y 1830", explica. "Las salomas eran canciones que tenían ritmos específicos que necesitabas para ejecutar las distintas labores que tenías que realizar en un barco, como subir las velas o levantar el ancla".

Tampoco podemos olvidarnos, pese a todo lo explicado anteriormente, que estos cánticos ya han aparecido en fenómenos mediáticos tales como las películas de 'Piratas del Caribe' o el videojuego 'Assasins Credd IV: Black Flag', que ya los hicieron medianamente populares. Ahora, las salomas toman un significado totalmente distinto y, en el momento en el que no podemos estar juntos físicamente, nos acercan a los demás a través de la música.

Y, como esta es una web de rock, no podemos evitar contarte que, dado que "Wellerman" se ha hecho viral, ya tiene su propia versión metalera. ¡Cómo no! El guitarrista Leo Moracchioli, afincado en Noruega, nos ha regalado una interpretación mucho más cañera de este tema, que, como mínimo, nos anima a seguir remando hacia adelante.

RockFM