El primer concierto al que fue Kurt Cobain (Nirvana): “Era muy pobre, no tenía ni un duro”

El frontman de Melvis, Buzz Osborne, recuerda llevar a su primer concierto al difunto cantante de Nirvana
El primer concierto al que fue Kurt Cobain (Nirvana): “Era muy pobre, no tenía ni un duro”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva charla con Revolver (vía Ultimate Guitar), el frontman de Melvis, Buzz Osborne, ha hablado sobre Nirvana y, en concreto, sobre Kurt Cobain, recordando el momento en el que le llevó a ver su primer concierto.

“Era un pasillo que, lo mismo, podía albergar 300 o 400, 500 personas si estaba lleno. Aquel día no lo estaba. Tocaba Black Flag en su gira 'Slip Ut In'”, recuerda. “Éramos amigos de Kurt y lo llevábamos siendo durante mucho tiempo, y había estado descubriendo música rara durante mucho más tiempo”.

“El principio a nivel musical, para mí, fue todo por mi cuenta. No había tiendas de discos donde vivía, no había estaciones de radio que pusieran nada extraño”, sigue explicando Buzz Osborne.

“Descubrí todo a raíz de imágenes y revistas, y pedía los discos por correo. No tenía hermanos ni hermanas mayores que me enseñaran música guay, al contrario de lo que yo hice con gente como Krist Novoselic (bajista de Nirvana), los chicos de mi banda o Cobain”.

“Toda esa gente ni siquiera hubiera llegado a escuchar nada de esas cosas sin que yo les dijera: 'Hay un mundo entero ahí fuera que os podría interesar. ¿Qué pensáis de esto?'”, recuerda. “Era como: 'Vamos, veamos a ver a Black Flag. Yo ya les he visto unas cuantas veces, deberías pasarte y echarles un ojo'”.

“Pero tenéis que acordaros, Kurt venía de un entorno pobre. Es una historia de pasar a ser pobre a ricos para ellos, todos ellos, porque no tenían nada, ni un duro. Esas familias no tenían dinero, sus padres no les apoyaban, nadie creía en nada de lo que hacían”, prosige el cantante de Melvins.

“Y estaba como: 'Somos amigos de toda esa gente, podríamos pasarlo bien. Vendrás y será muy divertido'”, recuerda. “Y Black Flag estuvieron realmente bien aquella noche, fue un show genial. Lo suficientemente grande en el sentido de que no fue una locura, pero sí suficiente como para recibir una imagen intensa de rock que Kurt no había escuchado antes”.

“Pero yo ya estaba metido en aquello, lo llevaba estando un tiempo”, continúa. “Y recuerdo que estaba muy cerca del escenario viendo el show, y él estaba como a mitad de la audiencia, y él me dijo: 'Ese es exactamente el tipo de sonido de guitarra que quiero cuando toque la guitarra'”.

RockFM