Por qué el productor del 'Appetite for Destruction' de Guns N' Roses fue despedido por Metallica en '...And Justice For All'

Mike Clink, ex-productor de Metallica y Guns N' Roses, habla de cómo fue trabajar con la banda de San Francisco hasta ser despedido
El productor de 'Appetite for Destruction' (Guns N' Roses) habla de su experiencia fallida con Metallica

Tiempo de lectura: 3’

Mike Clink, el que fuera productor de Metallica durante la primera parte de la grabación de '...And Justice For All' ha revelado a la revista Classic Rock que, durante la grabación del disco, el ambiente era realmente tenso, con casi todos los miembros de la banda descontentos con las grabaciones. Su colaboración, finalmente, no funcionaría y Clink sería reemplazado por Flemming Rasmussen, al que la banda ya conocía por 'Ride the Lightning' y 'Master of Puppets'.

Sin embargo, cabe destacar que Clink no era un desconocido, sino que se había hecho un nombre produciendo, nada más y nada menos, el legendario 'Appetite for Destruction' de Guns N' Roses, disco por el que Lars Ulrich le acabó descubriendo.

Eso sí, en 1990, Clink se iría a la "competencia" grabando el emblemático 'Rust in Peace' de Megadeth. Aún con todo, en '...And Justice for All', Clink aparece en los créditos como ingeniero de baterías.

Por lo que parece, durante las sesiones de grabación, James Hetfield era el componente que más disgustado estaba con el trabajo, tal y como narra Mike, que ha explicado por qué, finalmente, fue despedido por la banda:

"Por más que creo que querían que pusiera mi magia en los temas, creo que estaban acostumbrado a hacer las cosas a su manera. Siempre sentí que era su segundo plato, ellos estaban esperando hasta que Flemming estuviera libre o a que pudieran convencerle de trabajar en el disco. En aquel momento, no estábamos funcionando bien".

"Ellos veían a alguien que les quería decir lo que tenían que hacer y creo que eso fue tanto mi culpa como la suya. Yo acababa de grabar el disco de Guns N' Roses y hacía las cosas a mi manera, teniendo yo la última palabra. Con Metallica, me acabé estampando contra un muro, fue algo muy difícil para mí".

"Además, la ausencia de Cliff Burton fue algo molesto para elllos. En el fondo de sus corazones, creo que estaban buscando algo más familiar, porque este era un gran paso que tenían que dar sin él", explica.

"No sé cuál era, realmente, su problema, pero para el final de la tercera semana de grabaciones, Lars estaba llamando a Flemming, suplicándole que cambiara su calendario y que volara para ayudarles a acabar de grabar".

Entonces, Rasmussen, que también estaba en la entrevista, pasó a explicar su versión de la historia:

"Lars me llamó y me dijo que no estaban yendo a ninguna parte, que estaban hartos y me preguntaron que si estaba libre por si las moscas. Yo les dije que tenía varios trabajos programados y que, si me necesitaba allí, debería saberlo rápido. Al día siguiente me llamaron y me dijeron: '¿Cuándo puedes venir?'".

"Creo que Clink esperaba que fueran más una banda-banda, donde todo el mundo tocaba al mismo tiempo y tú les ayudas a progresar desde ese punto. Sin embargo, ellos estaban muy lejos de llegar a ser así todavía".

"Se pasaban el día haciendo el tonto con sonidos de guitarra, y de hecho así había sido durante un par de semanas. James no estaba nada contento. Cuando hablé con Lars me dijo: 'No queremos hacer otro 'Master'. Esto tiene que ir a bocajarro y lo más directo posible'".

Por otro lado, y como no podía ser de otra manera, Clink habló sobre la "ausencia" de bajo que existe en el polémico disco: "No estaban dejando suficiente espacio, a nivel sonoro, para que se pudiera acomodar el bajo. Ese era su concepto, aunque creo que con Cliff hubiera sido algo distinto. El nuevo miembro, Jason Newsted, no tenía demasiado que decir en este asunto".

"Creo que estaba contento de estar ahí en aquel momento. Supongo que pensó: 'Esta es la situación que toca, así que voy a seguir la corriente'. El problema, también, es de la guitarra. Ocupa demasiado espacio en el espectro sonoro. Sin embargo, la decisión final fue de la banda y del mezclador".

Sin embargo, Rasmussen señaló algo importante: "Tengo la certeza, porque lo grabé yo, de que hay unas geniales líneas de bajo grabadas en ese disco".

RockFM