El productor del 'Wasting Light' de Foo Fighters explica por qué el disco podría haber sido un desastre

El trabajo que firmó el grupo de Dave Grohl en 2011 podría haber salido muy, pero que muy mal
El productor del 'Wasting Light' de Foo Fighters explica por qué el disco podría haber sido un desastre

Tiempo de lectura: 2’

Durante una nueva charla con Guitar Magazine, el que fuera productor del 'Nevermind' de Nirvana, Butch Vig, ha hablado sobre su trabajo en el 'Wasting Light' (2011) de Foo Fighters, explicando los motivos por los que la grabación del mismo con los de Dave Grohl podría haber sido un completo desastre.

"Cuando Dave me habló para grabar el álbum, lo primero que me dijo es que quería grabarlo en su garaje. Y fue como, 'Vale, está guay'".

"Y cuando conduje hasta su casa, entré en entré en el sitio y vi lo que había, él montó un kit de batería y comenzó a tocar mientras yo observaba y pensanba, 'Es pequeño, pero suena bastante potente en directo, podemos hacer que funcione'".

Aunque, hasta aquel momento, las exigencias de Dave Grohl con su disco eran bastante razonables, la siguiente hizo sentir verdadero pánico a Vig, que se vería obligado a recordar técnicas de grabación que, desde hacía ya mucho tiempo, había olvidado.

"Después de aquello, me dijo que quería grabar en una cinta. Y yo estaba pensando, 'Oh, mierda, no quiero tener que volver y grabar en una cinta analógica', y eso que soy bastante bueno haciéndolo".

"Lo curioso es que, como le dije a la banda, cuando grabas en cinta, tu actuación lo es todo. Yo puedo editarlo, pero no puedo corregir algo fuera de tono o, si no van a tempo, no puedo cambiarlo. No me cansé de decírselo a la banda, 'Vais a tener que tocar mejor que en toda vuestra vida, porque lo que grabéis será lo que quede reflejado en la cinta'".

"Pero bueno, lo cierto es que estuvieron a la altura de la ocasión. Creo que porque 'Wasting Light' es la verdadera representación en un disco de cómo los Foo Fighters deberían sonar en directo, ¿me entiendes?".

Hace unos meses, el batería de Foo Fighters, Taylor Hawkins, explicó que, de hecho, el trabajo de 2011 es su favorito de toda la historia de la banda.

"Para mí ese disco sería, sin duda, 'Wasting Light'. Es mi álbum favorito, desde el principio hasta el final, de todos los que he grabado con la banda. También me gusta 'There Is Nothing Left to Lose' (1999) pero con el primero, no sé, hay algo especial en ese redondo".

"Está tan basado en el directo, es súper crudo. Lo grabamos todo de manera analógica y soy muy fan de eso, todavía lo soy. Si por mí fuera, estaríamos haciendo una gira de 'Wasting Light' otra vez desde el principio".

RockFM