¿Puede esta clase de sonido “colocarte”? Este estudio lo califica como "droga digital"

Los sonidos binaurales podrían modificar tu cerebro de la misma forma que lo hacen las drogas, según un estudio
¿Puede esta clase de sonido “colocarte”? Este estudio lo califica de "droga digital"
Shutterstock

Tiempo de lectura: 2’

¿Existe una alternativa “sana” a las drogas? El mes pasado, la revista académica Drug and Alcohol Review (vía Loudwire) publicó un estudio en el que se afirma que hay oyentes que han utilizado archivos de audio con ritmos binaurales como "drogas digitales" para intentar experimentar efectos embriagadores. Y los informes en torno al estudio sugieren, encima, que esto funcionó. Hablando claro, los sujetos se cogieron “un colocón” escuchando estas frecuencias de audio.

Un ritmo binaural es una alusión auditiva que se consigue cuando se reproducen diferentes tonos en cada oído, como se demostró en un estudio del Science Daily de 2020. Ese trabajo, eso sí, indicaba lo contrario, esto es, que los ritmos binaurales no afectaban al estado de ánimo.

Pero los resultados publicados el 30 de marzo en el nuevo estudio de la Universidad RMIT de Australia, titulado "¿Quién usa las drogas digitales? Una encuesta internacional de los consumidores del 'ritmo binaural'" (Who Uses Digital Drugs? An International Survey of 'Binaural Beat' Consumers), muestran que los preguntados en la Encuesta Global sobre Drogas 2021 utilizan con mayor frecuencia los ritmos binaurales para relajarse o dormirse (72%), para cambiar su estado de ánimo (35%) o, como se subraya, para conseguir un efecto similar al de las drogas psicodélicas (12%).

De hecho, estos ritmos suelen llevar el nombre de la droga cuyo efecto pretende emular, según el estudio. Por ejemplo, las pistas de meditación y atención plena pueden llevar el nombre de drogas como el cannabis y el MDMA.

"Las drogas digitales, o los ritmos binaurales que se alegan para provocar estados cognitivos o emocionales específicos, son un fenómeno sobre el que se sabe poco", dice el resumen de la encuesta sobre el estudio que pretendía "describir la correlación demográfica del consumo de drogas y del uso de ritmos binaurales, así los patrones y las razones de uso y los métodos de acceso”.

La autora la Dra. Monica Barratt, explicó: "Al igual que ocurre con las sustancias ingeribles, algunos usuarios de ritmos binaurales perseguían un subidón. Pero ése no es ni mucho menos su único uso. Mucha gente los veía como una fuente de ayuda, por ejemplo para la terapia del sueño o el alivio del dolor."



RockFM