¿Qué historia esconde el 'Black Album' de Metallica?

Descubre la historia de la portada del álbum, que ayer cumplió 30 años
¿Qué historia esconde el 'Black Album' de Metallica?

Tiempo de lectura: 3’

El 12 de agosto de 1991, Metallica entró en una nueva dimensión al publicar su quinto álbum de estudio, 'Metallica'. Y es una prueba de la valentía de las convicciones de la banda de thrash metal de San Francisco el hecho de que eligieran lanzar este conjunto de canciones que cambió el juego en lo que, a todos los efectos, era una portada totalmente negra. (Vía: Loudersound.com)

No había ningún tema", dijo el vocalista y guitarrista James Hetfield al hablar de lo que llegaría a ser universalmente conocido como 'The Black Album'. "Era una simple portada negra y tenías que escuchar la música. No te distraías con un dibujo en la portada".

A medida que los 80 se transformaban en una nueva década, la banda de thrash de San Francisco ya era un pez gordo en un estanque bastante grande, un acto de heavy metal que movía grandes cantidades de discos cuando las ventas de ese género musical aún gozaban de muy buena salud. Pero la ambición de Metallica superaba con creces el mundo que habitaban. Su afán no por ganar dinero, ya lo hacían, sino por ir de alguna manera más allá les llevó a producir Metallica, un álbum sencillamente extraordinario. ¿Por qué? Porque sus canciones y su producción infinitamente simpática -a cargo del canadiense Bob Rock- tocaron el alma de millones de oyentes a los que nunca les había importado ni Metallica ni el metal. Y, sin embargo, la honestidad de la música que la banda producía seguía haciendo que su rabiosa base de fans se mantuviera 100% concentrada y fiel.

¿Cómo es posible que Metallica haya conseguido semejante truco de la luz? Hetfield cree tener alguna idea de cómo el álbum ha vendido más de 16 millones de copias sólo en Estados Unidos.

"Decidí ir hacia el interior y un poco más universal, haciendo preguntas sobre la vida y las cosas que tocan a todo el mundo", dijo. "Cuando se trata un poco más de tus sentimientos y un poco menos del mundo exterior no puedes equivocarte".

Sin embargo, aunque la inquebrantable creencia de la banda en el poder de canciones como “Enter Sandman”, “The Unforgiven”, “Sad But True” y “Wherever I May Roam” les llevó a evitar un envoltorio de lujo, la portada negra del álbum presentaba un mensaje oculto, casi subliminal. Mientras que en la parte superior izquierda de la carátula aparece un logotipo de la banda en relieve apenas distinguible, en la esquina inferior derecha -y de forma mucho más interesante- se encuentra una imagen en relieve igualmente encubierta de una serpiente de cascabel enroscada.

La imagen está tomada de una bandera histórica estadounidense, la bandera de Gadsden, que fue diseñada en 1775 por el general y estadista Christopher Gadsden durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, librada entre 1775 y 1783. Con la serpiente enroscada sobre un fondo amarillo y las palabras "No me pises" escritas debajo, la bandera fue exhibida por el Comandante en Jefe de la naciente armada estadounidense, Esek Hopkins, en el barco en el que navegó en su primera misión.

La serpiente enroscada de la portada de Metallica hace una referencia sutilmente velada a “Don't Tread On Me”, una de las 12 canciones del disco. En ella, Hetfield canta palabras que hacen referencia a frases políticas utilizadas durante la Guerra de la Independencia estadounidense. Pero, sobre todo, tanto las palabras como la imagen aluden a la mentalidad ferozmente independiente de Metallica y a su insaciable deseo de arar su propio y único surco. Es un espíritu que la banda conserva hasta el día de hoy, totalmente 30 años después de que una portada completamente negra acabara en los hogares de millones de ciudadanos estadounidenses.

RockFM