Lo que Metallica no quería que supieras sobre 'Some Kind of Monster' (2004)

El documental de la banda de San Francisco no desveló toda la verdad sobre lo que estaba sucediendo en el conjunto
Lo que Metallica no quería que supieras sobre 'Some Kind of Monster' (2004)

Tiempo de lectura: 3’

Si eres seguidor de Metallica, es muy posible que conozcas el documental 'Some Kind of Monster' (2004). En esta pieza audiovisual, la banda de San Francisco refleja el proceso de factura de su polémico álbum 'St. Anger', la salida de Jason Newsted, el fichaje de Robert Trujillo o la batalla de James Hetfield contra el alcohol. Sin embargo, bajo esta capa de cruda honestidad, Metallica intentó censurar algunas cosas que no quería que supieras, según informa Loudwire.


En una nueva entrevista con el podcast Greatest Music of All Time, el co-director del film, Joe Berlinger, ha explicado la tensión generada por grabar cómo, nada más fichar por el conjunto, Robert Trujillo recibió la friolera de 1 millón de dólares solo por el hecho de incorporarse a Metallica. Esto fue filmado como parte del documental, pero los miembros de Metallica pidieron, expresamente, que este episodio no se incluyera en el corte final del mismo, pese a que finalmente terminó por hacerlo.


Como puede que ya sepas, tras realizar audiciones a múltiples bajistas para encontrar un sustituto a Jason Newsted, al que hasta el momento había suplido, de forma temporal, el productor Bob Rock durante la grabación de 'St. Anger', Trujillo fue considerado como el más apto para entrar a formar parte de la banda. Antes de anunciarse la decisión, Lars Ulrich y él habían pasado la noche entera bebiendo, tal y como ambos reconocieron tiempo después, lo cual explica el motivo de su particular reacción cuando, en esta escena, finalmente incluida en la película, se le dio esta noticia: la vida le había cambiado y él estaba en shock y de resaca.


Entre otras escenas, también de lo más crudas, se muestra cómo la banda trabajó con el terapeuta Phil Towle en sus problemas personales y profesionales.


Ahora, Berlinger ha explicado que tanto él como el otro director, Bruce Sinofsky, tuvieron completa libertad creativa en el montaje de la película, pese a que, en un principio, los miembros de Metallica se mostraron reacios a su publicación tras ver, por primera vez, lo que se estaba a punto de mostrar a los fans de todo el mundo.


“Es una película de más de tres horas y, literalmente, nadie compartió miradas durante toda la visualización. Ni una risa, ni un solo momento de reconocimiento, solo un silencio sepulcral. Yo no me estaba sintiendo nada bien”, recuerda ahora el director. “Lars me miró, me dio una palmada en la espalda y sacudió la cabeza. James se me quedó mirando y salió de la sala. Hasta sus mánagers parecían algo nerviosos”.


Todo acabó, naturalmente, en una tensa reunión que no fue agradable para nadie.


“Y por supuesto, acabamos sentados en una mesa durante horas. 'No puedes decirle a nuestros fans que le pagamos a Rob Trujillo un millón de dólares. No puedes mostrar a Lars subastando sus piezas de arte. No lo van a entender. No podemos enseñar esto. No podemos hacer esto'. El film entero estaba derrumbándose ante nuestros ojos”.


El co-director afirma que Ulrich estaba bastante tranquilo respecto a la película. Sin embargo, James Hetfield y Kirk Hammett renegaron de la misma hasta que ambos directores consiguieron, poco a poco, convencerles de que publicarla tal y como estaba era lo correcto.


Todo cambió cuando Hetfiled reflexionó sobre algunas de las escenas más crudas del film, incluyendo su batalla contra el alcohol y sus problemas de control de la ira. “Mira, es duro de ver. Sin embargo, habéis hecho lo que dijisteis. Es un retrato crudo, honesto y real de lo que nos tocó pasar”, dijo el frontman de Metallica en aquel momento.


James, entonces, se dio cuenta de que la banda sólo tenía dos opciones: “No sé si quiero volver a ver esto, pero o tratamos esta película como 'Cocksucker Blues' de los Rolling Stones y la guardamos en un cajón para que no la vea nadie, o dejamos a esta gente que haga el documental que quieren hacer. Vamos a optar por la segunda. Estoy en paz con la decisión”.


Berlinger, por lo tanto, consiguió mantener la integridad del documental de 'Some Kind of Monster' pese a la resistencia inicial de la banda, asegurándose de que, finalmente, Metallica no censurase nada del corte original del film. “Es, de verdad, nuestra película”, concluye. “Y creo que hubo un momento de magia en el que James de dio cuenta de todo y dijo: 'Vamos a publicar esta película'”.



RockFM