¿Qué necesita una canción para llegar a ser un himno?

Recordamos algunas de las composiciones que han logrado ser las más icónicas de la historia
¿Qué necesita una canción para llegar a ser un himno?
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Como casi todo en la vida, es cuestión de gustos, pero creo que podremos encontrar un punto de encuentro si definimos como himno de la música, a aquellas canciones emblemáticas que consiguen identificar a una o diversas generaciones, uniendo para siempre a sus intérpretes y al público. Acordes y letras que se graban a fuego en el subconsciente, aflorando sentiemientos o recuerdos imborrables en el receptor de los mismos.

Así las cosas, me gustaría que juntos conformemos una lista, que no tiene que ser como la del RockFM 500, pero sí recoger digamos que, una especie de selección oficial de tus himnos del rock. Porque si la Escuela Goldsmiths de la Universidad de Londres, especializada en disciplinas creativas y culturales, consiguió concluir, tras estudiar las letras, los coros, acordes y timbres de las canciones, qué canciones son las más icónicas de la historia. Seguro que tú tienes tu lista, la cual puedes compartir en los comentarios del post de esta noticia, en las diferentes redes sociales. Por el momento aquí tienes, según la Escuela Goldsmiths, algunas de las canciones o himnos más icónicos de la música:


John Lennon – Imagine

Un himno a la paz para muchos, pero en palabras del propio Lennon "es un tema antinacionalista, anticonvencional, anticapitalista, pero como está edulcorado, es aceptado. Ahora entiendo lo que debes hacer. Poner un poco de miel a tu mensaje político y será aceptado".



Queen – Bohemian Rhapsody

La audiencia de RockFM ha hecho de ella la vencedora en la mayoría de las ediciones del RockFM 500, pero además de dicho récord, la composición de los británicos contiene elementos de rock, ópera, balada, canto a capella y lógicamente, un gran solo de guitarra. Algo que hasta entonces nunca se había escuchado y nadie se ha atrevido a repetirlo. Probablemente una de las canciones más difíciles de cantar (bien) de la historia de la música, con pasajes de fuerza, sentimiento y registros casi inalcanzables por el común de los mortales.



Nirvana – Smells Like Teen Spirit

El himno de la generación X, con el que la banda del estado de Washington pasó a conocerse en todo el mundo, con sus derivadas consecuencias. Un incomparable grito de una mente única para la composición musical, que en su constante recelo al mainstream, irónicamente, acabó siendo devorado por la fama.



The Rolling Stones – (I Can't Get No) Satisfaction

Un riff único, cuya leyenda afirma componerse en mitad de un sueño, que veían como una aceptable Cara B y que terminaría siendo uno de los momentos más álgidos de sus directos. Seguimos bendiciendo a esa grabadora que acompañaba a Keith Richards a todos lados.


Estos son cuatro ejemplos de la lista de la escuela Goldsmiths, pero seguro que tú puedes regalarnos otros cuantos himnos del rock. ¿Jugamos? Pues ya sabes, entra en nuestras redes sociales y cuéntanos.

¡Feliz fin de semana!


Diego Cardeña
@DiegoCardenaFM


RockFM