¿Qué tienen en común Keith Moon (The Who) y Mama Cass (The Papas & The Mamas)?

Casualidad o no, este dato es de lo más espeluznante 
ctv-vnf-keith-moon

Tiempo de lectura: 2’

Cuando una banda de rock sale de gira, lo más común es que, de ciudad en ciudad, sus componentes se alojen en múltiples hoteles de muy diferentes tipos. Mientras algunos serán lujosos, otros serán cuchitriles de mala muerte. La actitud de los artistas también suele ser variada: mientras algunos se registran bajo nombres falsos e intentan pasar desapercibidos, otros se deciden a destrozar el mobiliario y a hacerse notar, tanto a nivel físico como en la factura posterior. 

Sin embargo, tanto Mama Cass como Keith Moon decidieron, con cuatro años de diferencia, hospedarse, no en un hotel, sino en el mismo apartamento londinense, propiedad del músico Harry Nilson. El piso no era nada del otro mundo, ni demasiado grande, ni demasiado lujoso, pero estaba situado en una de las mejores zonas de la capital inglesa. Desde su ventana, podías llegar a ver algunos de los puntos más importantes de la ciudad, como el Big Ben. Era el lugar perfecto para quedarte unos días si estabas de paso. 

El 29 de julio de 1974, Cass Elliot decidió pedirle prestado el lugar a Nilson, ya que tenía una actuación en directo programada. Aquel día, la cantante falleció en aquella casa. Aunque muchos afirmaron que había muerto atragantándose con un sándwich de jamón, la realidad es que sufrió un infarto. Lo que sí es cierto, es que el intento de perder peso de manera rápida de la cantante podría haber debilitado su salud hasta el punto en el que su cuerpo acabó rindiéndose. Sea como fuere, aquel apartamento no volvería a ser el mismo.

Al que no pareció importarle demasiado el estado del piso ni quién hubiera muerto allí fue a Keith Moon, batería de The Who, que decidió alojarse en el lugar el 6 de septiembre de 1978, cuatro años después de la muerte de Cass. Cabe destacar que a Moon no podía alejarse en ningún establecimiento de una de las cadenas de hoteles más grandes de la época por culpa de su comportamiento errático, así que no le quedó más remedio que echar mano del apartamento.  

Después de asistir a la proyección de la película 'The Buddy Holly Story', a la que también fue Paul McCartney, volvió al piso, donde consumió unos cuantos calmantes. Después de cenar y de beber algo de champán, el músico siguió deslizando tranquilizantes hacia sus adentros. La cantidad de esta medicación, que se le había prescrito para ayudarle a dejar la bebida, fue demasiada y el músico acabó sufriendo una sobredosis que acabó con su vida. Según la autopsia, el batería tenía, en su estómago, 26 pastillas aún sin disolver. 

Así, el apartamento del número 12 de Curzon Square se acabó convirtiendo en uno de los lugares malditos de la historia del rock. Nislon dejó el piso inmediatamente, tantas muertes no podían ser casualidad. Pete Townshend, compañero de Moon en The Who, fue el encargado de comprar el apartamento maldito donde, por suerte, parece que no murió nadie más. 

Más allá de las supersticiones, resulta curioso señalar que tanto Cass como Keith murieron a los 32 años, mientras intentaban luchar contra sus demonios. Si la cantante se sometió a una dura dieta para superar los problemas de salud y de autoestima que le había causado su obesidad, el batería buscaba dejar de emborracharse. A ambos les costó la vida. Y es que lo más probable es que el apartamento londinense no estuviera encantado y que la verdadera maldición fuera la que existía en las cabezas de dos grandes artistas que, por desgracia, fallecieron en el mismo lugar. 

Artistas relacionados

RockFM