"Ya no me quedan más cumpleaños": Dave Grohl y el doloroso último adiós de David Bowie

Dave Grohl, líder de Foo Fighters, recuerda su último y traumático encuentro con David Bowie
"Ya no me quedan más cumpleaños": Dave Grohl y el doloroso último adiós de David Bowie

 

Tiempo de lectura: 3’

En su larga y prolífica carrera, Dave Grohl, líder de Foo Fighters, ha tenido la oportunidad de encontrarse con muchos de sus ídolos y de vivir historias tan geniales como, a veces, increíbles. Ahora, durante el encierro, el músico las está compartiendo en su cuenta oficial de Instragram bajo del nombre de "Dave True Stories", una serie de textos donde narra sus mejores -y peores- aventuras. La última trata del último y traumático encuentro con su ídolo David Bowie, con el que no acabó demasiado bien. 

Todo comenzó cuando el Duque Blanco celebró su 50º cumpleaños en el Madison Square Garden y ambos se conocieron. Sin embargo, no fue hasta varios años después, cuando Grohl comenzó a trabajar con el productor Tony Visconti, cuando se produjo esta triste historia. Por lo visto, Dave estaba preparando música para la banda sonora de una película y el productor se ofreció a hablar con Bowie para ver si estaba interesando en unirse al proyecto. 

"Abrí mi email por casualidad una semana y me quedé sin aliento cuando vi su nombre. ¡Había escuchado la canción! Pero, además de eso, ¿David Bowie escribe emails? ¡¿Qué?!", comenzó narrando Grohl. "Con la ilusión de un niño hiperactivo un mañana de Navidad, contuve mi aliento y abrí el mensaje"

Un correcto Duque Blanco mandaba un mail en el que alababa la canción y en el que, además, alababa a Grohl, pero en el que también admitía su falta de interés en trabajar en la banda sonora de la película. "No estoy hecho para estos tiempos", dijo Bowie, explicando después que estaba dispiesto a trabajar con él en otro proyecto algún día.

Grohl respondió lo siguiente: "Hola, muchas gracias por escuchar la canción... Espero que estés bien, si algun día quieres hacer música juntos no dudes en decírmelo". Bowie respondió con un correo mucho menos halagador y mucho más escueto que el anterior: "Bien, ahora que está todo dicho, vete a tomar por saco"

Grohl admite que no estaba seguro de cómo tomarse la respuesta de Bowie, ¿sería un error? ¿quizás una muestra de la extravagancia del genio conocido como el Duque Blanco? 

"Nos vemos dentro de otros 17 años", contestó Grohl. "No si te veo yo antes", volvió a responder Bowie, más enigmático que nunca. La tensión siguió escalando. "¿No vamos a hacer más fiestas de cumpleaños en el Madison Square Garden?", dijo Grohl. "No más cumpleaños, ya no me quedan más", respondió Bowie. 

Los correos continuaron con Grohl invitando a Bowie a su fiesta cuando cumpliera 50 años y con los dos recordando aquel show en el emblemático estadio de Nueva York. Lo que no sabía Grohl era que Bowie, estaba adelantándole algo que nadie sabía aún, casi como ofreciéndole a pasar un luto por adelantado. 

"Cuando analizas una situación a posteriori lo haces con una óptica distorsionada, estoy seguro de ello. Es demasiado fácil caer en las oscuras sombras del revisionsimo si no tienes cuidado. Los momentos son momentos y deben ser celebrados como tales. El mundo no tenía ni idea de que David estaba enfermo y, cuando pasaron dos días de la salida de su último disco, 'Blackstar', le recordé con mucho cariño, así como con mucha tristeza", explica Grohl. 

"Especialmente nuestro último intercambio. Me rompió el corazón volver a leer la frase 'No más cumpleaños, se me han agotado' pensando que quizás, solo quizás, él sabía algo que nosotros no y, siendo el caballero que siempre fue, no quería que sufriéramos su dolor. En cualquier caso, aquello dolió mucho. Nada dura para siempre, pero las mejores cosas siempre acaban demasiado pronto"

Puedes leer la publicación original (en inglés) a continuación: 

RockFM