Queen y Kansas: teloneros precarios, luces y una converación con Brian May

Nuestra historia comienza en 1974, cuando Kansas hicieron de teloneros de Queen, que presentaban 'Sheer Heart Attack' 
Queen y Kansas juntos en backstage en 1974

 

Tiempo de lectura: 2’

Cuando, en 1974, Queen comenzaron a convertirse en estrellas, ser teloneros de la banda era una oportunidad de oro. Estar cerca de un conjunto al alza siempre supone una gran manera de darse a conocer. Sin embargo, como dice el refrán, no es oro todo lo que reluce y, de hecho, las condiciones reales de aquel tour eran de lo más precarias. Los elegidos para abrir para el conjunto inglés fueron Kansas, autores de éxitos como "Dust in the Wind" o "Carry On My Wayward Son". Pese a su prestigio, los nativos de Topeka las pasaron canutas durante la primera parte de aquella gira. 

"El tour de Queen fue espectacular", narró hace tiempo Phil Ehart, batería de Kansas. "Nos dejó con la boca abierta, porque no sabíamos mucho sobre Queen. Tuvimos que ir a comprar 'Sheer Heart Attack', nos hicimos fieles fans del conjunto", narra. Sin embargo, el consejo general suele ser que uno no conozca a sus ídolos, porque tienden a decepcionar. 

"No pensábamos que nos fuéramos a llevar bien con ellos", explica con sinceridad. Sin embargo, resulto que los miembros de Queen eran gente encantadora. "Eran geniales, aprendimos mucho sobre cómo montar nuestro set gracias a ellos y, además, eran gente genial con los que viajar". ¿Dónde estaba el problema entonces? Pues en que, por más majo que puedas llegar a ser, si las condiciones de trabajo que ofreces son malas, nunca conseguirás que tus compañeros estén contentos. 

"Tuvimos problemas con ellos porque no nos querían dejar suficientre especio en el escenario", recuerda el batería de Kansas. "Teníamos metro y medio de espacio por pesona. No nos pusieron luces, solo teníamos los focos apuntándonos. Así que, al salir al escenario, solo tendríamos tres o cuatro luces apuntándonos pero sin una iluminación eficiente y, encima, no nos dejaban hacer un bis", cuenta. 

Sin embargo, los miembros de Kansas no iban a quedarse de brazos cruzados aguantando la situación y, un buen día, decidieron que era el momento de plantarse. "Un día, cuando llevábamos un par de semanas de gira, Brian May vino a nuestro camerino. Nos dijo, '¿cómo va todo? Es genial teneros en este tour'. Y le dije, '¿quieres saber cómo va todo?' Y él respone, 'pues sí'. Entonces le contesté: '¡Esto es una mierda! Mañana vamos a tocar en la ciudad de Kansas, y vosotros no nos dejáis ni hacer un bis ni nos ponéis luces'". 

May, entonces, le pidió a Ehart que se sentara y comenzó a preguntarle por la situación. Al día siguiente, todo había cambiado. Resultó que aquellas condiciones habían sido planeadas por los mánagers, pero no por Queen, que no tenía ni idea de lo que estaba pasando. De aquella manera, los miembors de Kansas y del legendario conjunto inglés se hicieron amigos, y así permanecen hasta hoy en día.

RockFM